Nos hubiera gustado poner otros destinos europeos para viajar en Navidad, pero hay una gran alarma entre los aeropuertos del norte de Europa por el mal tiempo y mucha nieve y se desconoce cuándo se abrirán finalmente al tráfico normalmente los aeropuertos a estos destinos. De manera, que esta Navidad mejor te quedas en la Península o haces un intenso viaje a Marruecos.

Y es que este país es fascinante porque encontrarás una cultura única y muy diferente a todo lo visto anteriormente. Además, es el mejor lugar para refugiarte del frío intenso que hace en España, con temperaturas más cálidas.

Elige Fez para conocer su puerto, un paisaje bello y el contraste impresionante de colores. Sus playas son las mejores de la zona y se pueden practicar algunos deportes náuticos y de aventura. La naturaleza también está muy presente, sobre todo en la zona de montañas de Atlas, donde tendrás que abrigarte porque aquí sí que suele hacer frío.

Si te gusta la animación y las compras, Marrakech es tu lugar, seguramente la ciudad más turística del país. Y es que en ella puedes encontrar todo tipo de objetos en sus extensos zocos. Si eres amante de las compras, disfrutarás seguro porque puedes conseguir joyas, espejos, artesanía, alfombras, chilabas… a precios realmente reducidos, pero ojo que tienes que regatear lo máximo posible. El truco no es otro que partir de un precio muy bajo y luego se irá subiendo, consiguiendo el deseado.

La cocina marroquí es realmente exótica y sabrosa. Hay especias, pero no tantas como se dice ni todo pica tanto. Es muy rica porque ofrece verduras y vegetales, además de muchos cereales. No dejes de probar el cus cus, lo ofrecen con toda clase de ingredientes, las ensaladas marroquíes, los panes… además, los precios son muy asequibles en casi todos los lugares.

La influencia francesa está muy presente en todo el país. Así que los cafés (tipo parisinos) y la gastronomía francesa con restaurantes típicos están a la orden del día. Disfruta lo máximo y pasa una Nochevieja diferente en un país muy exótico.