sirenita-copenhague.gif

Cosmopolita, moderna y llena de contrastes. Así es Copenhague, una urbe que respira cultura por los cuatro costados. A los que les gusta disfrutar de las mil y una caras que aporta toda ciudad, tienen en Copenhague un conglomerado de propuestas para visitar, pues es una de las capitales más completas del norte de Europa.

Copenhague es la sede de la monarquía más antigua del mundo. Así que si tienes unos días, no dudes en escaparte a esta hermosa ciudad. Sus habitantes sienten profundamente la corona y suelen ir a la Plaza del Palacio Real de Amalienborg, que data del siglo XVIII, para ver desfilar a la reina Margarita II. Algo que tú también puedes hacer, pues es uno de los lugares propuestos para visitar. Pero más allá de su historia, es una ciudad romántica, bella y atrevida, donde el diseño danés ha ganado fuerza y aporta modernidad.

Son los parques y jardines los que llenan de aire puro a la ciudad, pues es característica de muchos de estos países. Así, entre estos pulmones verdes resalta el jardín del rey, un lugar en el que se realiza teatro para todo tipo de público y que es punto de encuentro de amigos y familias que se reúnen para comer a mediodía. El jardín de Rosas es otro claro ejemplo de los paseos y picnics que en ellos realizan sus habitantes.

Copenhague es un paraíso para los amantes del arte. Cuenta con una gran cantidad de museos y galerías, algunos gratuitos y otros de pago, pero muchos realmente interesantes. Recomendamos especialmente darnos una vuelta por el Museo de Arte Moderno Louisiana, el Museo de Arte Moderno Arken, el Museo Danés de Arte y Diseño Moderno y el Centro de Diseño danés.

Grandes castillos fortificados recorren la ciudad y alrededores. En la parte sur de Selandia, Møn, Lolland y Falster se encuentran los castillos más hermosos, muy bien conservados que se puedes perfectamente visitar. En ellos se respiran leyendas pasadas e historias difíciles de olvidar, te sentirás como un rey.

Su número de iglesias también es de destacar. Su mayor parte son del siglo XV, como Vor Frue Kirke (iglesia de Nuestra Señora), Vor Frelser Kirke (iglesia de Nuestro Salvador), y Marmor Kirken (iglesia de Mármol). De bronce y ubicada en el puerto de Copenhague, la sirenita se ha convertido en icono de esta ciudad. Es obra de Edvard Eriksen y fue donada a la ciudad en 1913 por el magnate cervecero Carl Jacobsen.