posta-de-vagues-argentina.jpg

La Posta de Vagues, en la zona de Buenos Aires (Argentina), es una casa de campo que invita a descansar, lejos del ajetreo de gente y de coches. Se encuentra situada a tan solo cuatro kilómetros de San Antonio de Areco, en medio del campo, pero equipado con un confort admirable, digno de turismo rural de calidad.
El nombre del pueblo de Vagues se debe a su primer visitante, allá por el año 1730. Desde entonces, el pueblo solamente ha crecido hasta tener un casco urbano con quince casa solamente y con una población de menos de cien personas, lo que hace que el disfrute del retiro sea más intenso, tanto si preferimos realizar una escapada nosotros solos o bien aprovechar para hacer un viaje romántico con nuestra pareja, ahora que se acerca el día de San Valentín. Y es que alojarse en la Posta de Vagues es perderse y desconectarse del mundo exterior, es disfrutar de la paz y de la tranquilidad de los campos sembrados, es tener ocasión de compartir una buena comida casera y es saborear un hermoso y tranquilo paseo a caballo por los alrededores, mientras divisamos en el horizonte la pampa húmeda.
La Posta de Vagues tiene las habitaciones alineadas en una galería de ladrillos vistos y con un techo adornado de chapas recortadas y sostenido, a modo de columnas, por unos troncos rústicos, que le prestan mucho encanto. Otra particularidad del edificio son sus puertas y ventanas, que ha sido recicladas de otras construcciones antiguas y casas viejas de la zona.
Olvidémonos durante un fin de semana del agetreo de la ciudad y de los problemas cotidianos, porque perderse en la paz que ofrece La Posta de Vagues nos resultará una terapia inolvidable.