girona.jpg

Muchos son los que se quedan atrapados por el encanto de la ciudad de Girona. De pequeñas dimensiones, las justas para recorrer sus lugares más importantes un fin de semana, está muy cerca de las playas, por lo que es un destino turístico que atrae a un gran número de público.

Su famosos barrio judío, las calles medievales y las originales casas que rodean el río Onyar componen el escenario de Girona, donde también destacan originales museos, monumentos, y una gastronomía de excepción.

Justo en el centro o parte más antigua de la ciudad, encontramos el barrio judio, de visita obligada si estás en la urbe. Es, además, uno de los más extensos y conservados de toda Europa y en él descubriremos la historia y la cultura de nuestros antepasados judíos. Por estas calles recomendamos ir al Museo de Historia de los Judíos que nos conduce por la historia de esta comunidad dentro de la Cataluña medieval.

En las diferentes salas que recorren el museo poden conocer aspectos de la vida de los judíos en la Edad Media, haciendo referencia a su vida cotidiana y familiar en el call, a su organización interna, al calendario, las fiestas y costumbres. También hay una explicación de cómo era una antigua sinagoga catalana.

También en el centro histórico destacan los baños árabes, que reciben este nombre porque su estructura y algunos elementos arquitectónicos nos recuerdan a este tipo de edificaciones, pero en realidad se trata de una construcción románica del s. XII.

En el casco antiguo es famosa su catedral. De diferentes estilos (s. XI-XVII), conserva elementos del primer edificio románico (claustro, torre de Carlomagno). El elemento más espectacular es la nave, que conserva el espacio abovedado más ancho del mundo. Las largas escalinatas antes de llegar a la catedral llaman la atención y son engalanadas siempre cuando Girona se viste de fiesta y la decora llena de flores.

Si quieres tener una visión más amplia de la ciudad, aconsejamos recorrer sus murallas, de estilo carolingio permite hacer largos itinerarios y divisar desde las torres vistas espectaculares de esta hermosa ciudad. Puedes ir a pie, pero igual es algo cansado seguir todo el recorrido, así que es mejor acortar y hacer solo una parte y descubrir nuevas partes de la ciudad.

Entre los museos más atrayentes, además del de los judíos, cobra interés el Museo de Historia de la Ciudad, que contiene una exposición didáctica los principales acontecimientos históricos de Girona; y el Museo del Cine, indicado para los amantes del séptimo arte que ofrece un completo recorrido por los orígenes y los primeros pasos del cine.