gastronomia-enoturismo.jpg

Existen muchos tipos de turismo, y cada persona practica en cada momento el que más le apetece. Hoy voy hablar de turismo gastronómico y de ofertas de viajes organizados para el disfrute de nuestro paladar. A este turismo gastronómico se suma el enoturismo, o lo que es lo mismo, turismo orientado a la degustación de vinos. Apetecible, ¿no?. Por 290 euros podemos irnos con toda la familia al “Encuentro Natura Pirineos-Especial Familias”. El programa de actividades, desarrollado a lo largo de cinco días, es muy variado. Además de talleres de cocina y cata de vinos, hay multitud de actividades en la naturaleza, talleres de flora y fauna, de orientación, astronomía, excursiones a pie y en bicicleta…una especie de campamento para grandes y pequeños. El alojamiento es en un hotel de tres estrellas en régimen de pensión completa. Si lo que queremos es darnos una escapada de fin de semana, por 150 euros podemos irnos a Gijón en un viaje organizado especialmente para descansar y relajarnos. Alojados en un hotel de cuatro estrellas, nos guiarán a lo largo de un circuito termal para acabar almorzando en un restaurante cercano al hotel con menú  degustación. También durante un fin de semana, y por 245 euros, podemos realizar la Ruta del Vino del Penedés. Durante esos días se realizará una visita por esta región contemplando sus viñedos y bodegas así como catando los exquisitos vinos de este lugar con denominación de origen. El hotel donde nos alojaremos es el Confortel Almirante, de cuatro estrellas, situado en pleno Barrio Gótico de Barcelona. Otra opción, si nos la podemos permitir, es el programa “Privilege from Spain-Gastronomía”. El precio por persona es de 651 euros pero merece la pena. Durante cuatro días y tres noches, con libre acceso al spa del hotel de cinco estrellas en el que nos alojaremos, almorzaremos o cenaremos en tres restaurantes con estrellas de la prestigiosa guía Michelín. Esta ruta gastro-cultural comienza en la Barcelona de Gaudí y finaliza en los Pirineos. En definitiva, una delicia para los cinco sentidos.

Éstos son algunos de los viajes organizados que he encontrado sobre turismo gastronómico y enológico, pero hay muchos más. Viviendo en un país como el nuestro, con una riquísima dieta mediterránea y unos vinos con solera y de alta calidad, no puede haber un lugar mejor para practicar este tipo de turismo tan jugoso.