extremadura.jpg

Rica en paisajes y contrastes, Extremadura ofrece parajes donde disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor con algunas reservas naturales que saben conservar muy bien.

Algunos de sus ejemplos que dibujan un turismo de naturaleza frondosa, con importantes Parques Naturales, Reservas, Monumentos Naturales, Paisajes Protegidos, Zonas de Especial Conservación (ZEC), Corredores Ecológicos… Y es que en la región hay nada menos que 78 Lugares de Interés Científico, donde destacan sus cuevas, embalses, ríos, laguras, y sierras.

Las rutas naturales que presenta turismo de la Comunidad nos ayudan a entender más esta convergencia de paisajes tan dispar. Es muy extensa, de modo que resaltaremos algunos de ellos para ser visitados. En el Valle del Jerte se encuentra la Garganta de los Infiernos, una enorma extensión con bosques llenos de robles altos muy antiguos. En ella la comunidad de aves es sobresalientes, protagonizada por el acentor, el pechiazul o el buitre, el águila real o el halcón peregrino que llaman la atención.

Tales lugares suelen estar bien definidos en los mapas. Elegimos la ruta que mejor nos convenga, partiendo por la mañana para no dejar lo peor para cuando escurece. Empápate de la gastronomía de cada población y alójate en alguna de las casas rurales que vamos encontrando por el camino; es la mejor forma de ver más de forma fácil y accesible.

La ruta por La Serena cocupa 144.000 ha de superficie. Abundan pequeños pueblos en los que hacer parada, como Campanario, Castuera hacia Orellana de la Sierra o Cabeza del Buey, desde donde podemos llegar a pastizales en vías pecuarias. Recomendamos visitar el castillo de Almorchón, al que se accede por un sendero. Es de gran belleza y desde aquí veremos vistas panorámicas hacia las montañas y los valles.

La Ermita de Piedraescrita también nos ofrece importantes vistas a toda la sierra de La Serena. Es el momento de andar y realizar un poco de senderismo por los alrededores. Si seguimos por esta carretera llegamos al puente sobre el Río Guadalefra.

Como indicamos hay muchos Parques Naturales y es mejor tener una guía para no pedernos y recorrer alguno de ellos. Un ejemplo al que acudir es el Parque Nacionald de Monfragüe, de un total de 17.850 ha, una gran parte está limitado su acceso, pero sí hay interesantes miradores y lugares bien conservados indicados para el turismo.