La provincia de Soria es una de las zonas de más belleza paisajística de toda la Península Ibérica. En toda su extensión, de más de 10.000 km², encontramos una gran variedad de entornos naturales, que incluyen la montaña, los bosques, ríos y lagunas y prados de atractivo insuperable. Tanto los amantes de la caza y la pesca, como aquellos que se limitan a gozar con la observación de la flora y la fauna, encontrarán aquí un verdadero paraíso donde descansar, practicar deporte, hacer vida sana y tomarse un tiempo de relax.

Las Tierras Altas, área que va desde el Moncayo a los Picos de Urbión, tienen un clima frío en invierno, que permite, sin embargo, espectaculares rutas de senderismo y excursionismo, siempre que vayamos adecuadamente equipados. Por otro lado, hacia el oeste encontramos la denominada Soria Verde, que incluye la zona forestal de mayor extensión de España, en la que actividades como el turismo rural y las actividades al aire libre encuentran un excepcional marco, accesible para toda la familia durante todas las épocas del año.

La provincia cuenta además con grandes extensiones dedicadas al cultivo de cereales y, naturalmente, el área dedicada a la viña, que bajo la denominación de origen Ribera del Duero, produce algunos de los mejores vinos del mundo. Un complemento ideal para su completa gastronomía, en las que destacan las carnes de caza, los quesos, las setas y una infinidad de manjares que invitan a sentarse a la mesa con calma y disfrutar de largas sobremesas llenas de conversación y dignas de recordar.

Si tenemos interés por la historia y la cultura, en Soria encontraremos también estimulantes rutas, que recorren los principales puntos de interés de la provincia dedicados a varias temáticas, como su notable patrimonio de arte y arquitectura románica; los recorridos del Cid Campeador por la región, el paso del Camino de Santiago, la arqueología, que incluye poblados y restos celtibéricos; la paleontología, y especialmente la cultura del vino y el enoturismo.

También cabe destacar la abundancia de espacios naturales a disposición del visitante, como el Parque natural de Sierra de Urbión y Laguna Negra, el Cañón del Rio Lobos, el Monumento natural de La Fuentona,
La Cebollera, Castroviejo, el Sabinar de Calatañazor, el Embalse de la Cuerda del Pozo o el Cañón de Caracena.

Foto: Juan Ramón Rodríguez Sosa