valledeljerte.jpg

Senderismo, excursiones a pie, en bicicleta y naturaleza. Son básicos que componen los paisajes y las actividades que podemos hacer en el Valle del Jerte, en Cáceres. Ubicado entre la Sierra de Gredos y la ciudad de Plasencia, este valle esconde montañas frondosas de gran belleza.

Allí podemos hacer recorrdos en los montes de Tras la Sierra y la Sierra de Tormantos, ambas de 1.000 m de altitud. No olvidemos, por ello, que en la parte más al norte del Valle se encuentra el pico más alto de Extremadura, el Calvitero, con 2.425 m de altitud. Si te gusta, la montaña, este es el destino perfecto para pasar un largo fin de semana.

El valle proporciona entornos que sorprenden por su paisaje. Andar por esta zona permite aprender fauna y flora de excepción y de gran riqueza, como el salto de la trucha que remonta la corriente, además de múltiples senderos en los que perderse, con fuentes, cascadas y gargantas muy conocidas.

Uno de los recorridos que proponemos para visitar es la Reserva Natural Garganta de los Infiernos. Las máximas altitudes de la reserva se alcanzan en la Cuerda de los Infiernillos (2.281 m.) y el Cerro del Estecillo (2.290 m.), que rodean a la Garganta de la Serranía, antiguo valle glaciar que quedó modelado por el paso de los hielos cuaternarios.

En la Garganta de los Infiernos (que no te confunda el nombre, porque es para tocar el cielo) abundan los saltos y las cascadas, una de las principales peculiaridades de este espacio natural. También merecen especial atención las marmitas gigantes, que son grandes pozas excavadas en la roca por la erosión fluvial, destacando las que existen en el paraje conocido como Los Pilones.

Disfruta de la fauna y la flora del lugar. No te pierdas las diferentes clases de mariposas diurnas y nocturnas, así como las trucha, uno de los peces más característicos de estos ríos y arroyos serranos. Entre las aves, el bello mirlo acuático es capaz de sumergirse en el agua para capturar insectos, mientras en el robledal resuena la voz del arrendajo.

El turismo de aventura es protagonista. Puede realizar muchas actividades, atravesando puentes tibetanos, escaleras, tirolinas, saltos de tarzan, redes, túneles, rutas 4×4… y no te pierdas el parque multiaventura Jerte Natura, que ofrece un circuito infantil y otro familiar que cuentan con 25 torres entre 6 y 9 m.

El turismo rural alcanza su plenitud en este gran espacio. Así, muchas casas se han habilitado para que huéspedes de todas las partes pasen unos días de ensueño.