Un sol de justicia, un rico patrimonio cultural y una gran tradición. ¿Se te ocurren más razones para viajar a Semana Santa a Valencia? Pues no lo pienses más y escápate a la ciudad del Túria durante estas esperadas vacaciones.

Es una fiesta sentida en la mayoría de rincones de España. En este caso, Valencia se pone de largo para celebrar la pasión de cristo con toda clase de procesiones en los barrios de la ciudad. Las fiestas religiosas más importantes se realizan dentro de la llamada Semana Santa Marinera que tiene mucho que ver con los barrios y pedanías marineras.

Aunque en toda la ciudad se realizan actos. Uno de los más destacados son los desfiles y las procesiones con el sonido de palmas y palmones, pues la palma es de gran significado en toda la comunidad. Los actos suelen acabar con misas solemnes en diversas iglesias. Por ejemplo, podemos hacer parada en la catedral gótica, de grandes dimensiones, que visitar a la vez que ver los actos religiosos preparados para Semana Santa.

Estas celebraciones se confunden con otros actos más populares. No te pierdas los bailes, las hogueras y fuegos artificiales. La gatronomía también es protagonista durante estos días y los manjares típicos de Pascua se hacen presentes en bares y restaurantes de Valencia. Además se suelen obtener menús a precios mucho más asequibles

Durante el lunes de Pascua además está la tradicional mona de Pascua que suelen regalar padrinos a sus ahijados. Las más sencillas llevan pasteles con crema, chocolate y nata y dos huevos de chocolate, pero también las hay mucho más espectaculares, con grandes construcciones de chocolate en forma de personajes famosos, edificios… a los niños les encanta y al ser día festivo las familias se reúnen en casa o en el campo para degustar carne, embutidos, paella… y esta mona que debe ser abundante para todos los miembros.