Con la llegada del verano, hay una fiesta que se posiciona y que nos indica que los días de sol y playa ya están aquí. Es la fiesta de Sant Joan o San Juan que se realizan en diversas comunidad autónomas de toda España.

Es la fiesta del fuego y la pasión sinedo la noche más corta del año. Además, es totalmente mágica porque está relacionada con los rituales y es la noche perfecta para llevarlos a cabo y que se cumplan todos los deseos para lo que queda del año.

Todo ello tiene que ver con el fuego que es absoluto protagonista. Durante esta fiesta, que tiene lugar en la noche del 23 de junio, se queman hogueras que normalmente se realizan en barrios, calles o bien en las plazas centrales de las poblaciones. En dichas hogueras podemos quemar todo aquello negativo y que ya no nos va a molestar más. Mientras el fuego quema, la gente baila y canta alrededor de las hogueras.

Los petardos son claros protagonistas de una noche que nunca se olvida. Suelen hacer bastante ruido y hay algunos realmente espectaculares que suelen gustar mucho a los niños. Por otra parte, debido a que a veces son manipulados por menos de edad, a la hora de tirar los petardos hemos de tomar y extremar las precauciones y los niños deben estar controlados por mayores en cada momento.

En las poblaciones costeras de Cataluña o bien de la Comunidad Valenciana son comunes los fuegos artificiales. Se realizan en la playa, lo que otorga más espectacularidad a este evento. Los bailes en las plazas mayores se confunden con toda clase de actos populares. Se toman cenas abundantes en casa de amigos y familiares y se termina con la inconfundible coca de Sant Joan.

Se realizan variedades de esta coca, que puede ser de chicharrones, de frutas o de crema, vendiéndose muchas cantidades durante estos días. Lo mejor es que el día 24 es fiesta, realmente es la festividad de San Joan. Durante este día es tradición reunirse con la familia y comer, ir a la playa o bien descansar tras la noche anterior.