the-resort-san-sebastian-e1094.jpg

San Sebastián es una de las ciudades más bonitas que pueden visitarse. No sólo por su belleza, sino por el ambiente que se respira en sus calles.Es un ambiente tranquilo y familiar. Gente de todas las edades paseando, patinando, tomando un helado o simplemente sentada, conversando. Su enclave privilegiado, a orillas del Mar Cantábrico, hace de sus playas una auténtica maravilla. De éstas, la más conocida es la de La Concha, en la bahía del mismo nombre. También está la Zurriola, en el barrio de Gros, y Ondarreta.
Como no, hay que mencionar los dos eventos más importantes celebrados en la ciudad a lo largo del año, el Festival de Jazz de San Sebastián y el Festival Internacional de Cine, que ha dado una gran proyección exterior a la ciudad. Actualmente es candidata a capital europea de la cultura de 2016.
Existen multitud de museos, entre ellos, el Museo Chillida-Leku, el Museo Naval o la Casa de la Historia. También teatros y diversas salas de exposiciones, como el Teatro Victoria Eugenia, el Teatro Principal o la Sala Boulevard. Y no podemos dejarnos atrás el Palacio de Congresos y Auditorio del Kursal, sede del Festival de Cine de San Sebastián.
Podemos recorrer esta ciudad de diversas formas, a pie, alquilando una scooter o utilizando el tren turístico Txu-Txu. Además, existen excursiones en velero que recorren la costa.
Si lo que nos gusta es el deporte, la oferta es también extensa: golf, cursos de surf, carreras de caballos…
Y qué decir de la rica gastronomía del lugar. Se dice que es la ciudad con mayor número de estrellas Michelín por metro cuadrado! Sólo París la iguala en cuanto a restaurantes con tres estrellas, la máxima calificación. A esto hay que sumar la amplia oferta de pintxos en los bares de la ciudad, todo un despliegue de imaginación culinaria.
Se pueden decir muchas cosas de este hermoso lugar, pero lo mejor es vivirlas en persona. Puede ser un destino ideal para el cercano Puente del Pilar, ¿no crees?