roma-italia.jpg

Roma es como un gran museo. Al menos es la impresión que puedes llevarte mientras vas paseando por sus calles, admirando sus numerosas plazas, fuentes y ruinas. Es como dar un paseo por la historia.
Los lugares que debemos visitar son muchos. Por ejemplo la Fontana di Trevi, impresionante fuente muy conocida por la gran película de Federico Fellini, la Dolce Vitta. El Coliseo, donde los gladiadores luchaban entre ellos o con animales para entretener al pueblo con sangrientos espectáculos. Podemos disfrutar de numerosos museos que exponen obras de grandes artistas tales como Miguel Ángel, Bernini, Rafael, Tiziano, Caravaggio,etc. Impresionante también la plaza de España, o la Ciudad del Vaticano, con la Basílica de San Pedro y la majestuosa Capilla Sixtina. No podemos olvidarnos de Trastevere, una de las zonas más bellas de Roma, con su Ponte Fabricio, o la Isola Tiberina.
Podemos hacer una escapada de fin de semana a Roma, y disfrutar de lo que nos ofrece esta ciudad. Pero también podemos visitar ciudades cercanas interesantes como son Viterbo, Castelli Romani, Tivoli o Cerveteri si decidimos pasar más días en Roma.
En cuanto a la gastronomía, no hay ni que decir las mil maneras en que pueden preparar la pasta, con distintos tipos de ingredientes y salsas, y en todas sus formas, espaguetis, lasañas…riquísimas todas. También hay que destacar la gran variedad de pescados y mariscos del Adriático, y las exquisitas pizzas.
Para llegar a Roma, podemos hacerlo en avión a través de los dos aeropuertos que posee la ciudad. Una vez allí, podemos hacer uso del transporte público, ya sea metro, autobús o tranvía. También, dentro del Puerto de Cititavecchia, existe un servicio de autobuses para los pasajeros que desembarcan de los numerosos cruceros que atracan allí y del ferry procedente de Sicilia y Cerdeña.
Viajar a Roma es una buena idea en cualquier época del año, y es algo que, si no has hecho ya, debes empezar a pensar en hacerlo. Es un viaje en el que disfrutarán tus cinco sentidos.