La temporada estival viene cargada de rutas donde conocer los atractivos de las zonas más emblemáticas de las regiones. En la Costa Brava no sólo hay playa, sino una gran cultura de riqueza medieval en forma de pueblos y valles.

Y es que la Cataluña de las comarcas gerundenses deja pueblos con historia y grandes monumentos de la Edad Media, pues se vivió una época de esplendor. Ello se transforma en arcos, iglesias y conventos de arquitectura románica que se mezclan con elementos cláramente góticos. Es esta belleza de purezas y estilo que lo enriquecen.

Algunas de estas poblaciones, cerca de Girona y de las playas son la Bisbal de l’Empordà, del que son muy conocidos sus cántires de barro, destaca además por su castillo, que data de 1180 y fue residencia de los obispos de Girona y está declarado Monumento Historicoartístico desde 1972. Pero también son importantes sus casas porticadas y el barrio del call. Es tradición en esta comarca encontrar barrios judíos donde se conservan casas y calles muy tradicionales.

Seguiremos nuestro recorrido por Monells, donde destaca su plaza porticada, y la torre románica del pueblo de al lado: Cruïlles. Seguidamente nos dirigiremos al bello y recóndito pueblo de Peratallada, núcleo antiguo fortificada típicamente medieval, y Pals, con un mar azul ideal para esta temporada estival que lo elegimos por que conserva un espectacular centro medievales.

Por su parte, en Bellcaire d’Empordà, resalta el castillo y la iglesia románica de Sant Joan, totalmente recomendable para visitar. A continuación, nos detenemos en Castelló d’Empúries, con muchos restos de la Edad Media bien conservados, como la iglesia gótica de Santa Maria. La población costera de Roses nos deja su Ciutadella, aunque no podemos perdernos algunos de sus restaurantes de tradicional cocina catalana.

La població de Perelada ya es conocida internacionalmente por su Festival Internacional de Música que tiene lugar en agosto, cuyo emplazamiento peculiar es el castillo, una gran fortificación que de noche es espectacular.

En Beuda haremos parada para ver la iglesia románica de Sant Doménech de Palera y la de Sant Feliu de Beuda.