¿Un regalo especial? Para el día de la madre, seguro que le encantará que le regales una escapada. Te proponemos algunos destinos y actividades para este día tan especial porque madre no hay más que una.

Una escapada romántica puede ser a una ciudad europea especial como Praga o Venecia. Dos destinos que intesificarán el viaje por poder paser en lugares fascinantes. Venecia es, sin duda, la ciudad del amor y en ella podemos descubrir monumentos de larga historia, además de subir a una popular góndola. Por su parte, Praga presenta un casco antiguo nombrado Patrimonio de la Humanidad.

La costa es otro destino que ofrece impresionantes vistas al mar sobre todo si nos alojamos en un hotel en primera línea de mar. La costa andaluza o catalana son ejemplos a los que escaparte. La Costa Brava presenta pueblos con larga historia y belleza, como Empuriablava, con barcos amarrados junto a la puerta de las casas de sus propietarios.

Marbella o Cádiz son otros destinos que ofrecen playas de largos km que nos dejarán indiferentes. Sus paseos marítimos están repletos de locales donde tomar algo al aire libre. Incluso podemos realizar excursiones en barco por la costa y comer o cenar en él.

En los Pirineos siempre podemos pasar un día de la madre muy rural. Nos alojaremos en una casa rural del norte o de la frontera francesa en medio de valles encantados. Por esta zona suelen ser típicos los castillos medievales, de manera que podemos realizar un recorrido y excursiones y convertirnos príncipes por unos días.

Los balnearios urbanos serán una de las opciones que más gusten a la madre. Son lugares especiales donde le practicarán todo tipo de tratamientos de salud y belleza. Masajes con aceites o pindas, con chocolate, tratamientos para la piel con peelings y ácidos. Y el cuidado corporal con hidromasaje dentro de las zonas de aguas de estos templos termales.