La Secretaría General de Turismo de España, a través de Turespaña, y Vueling acaban de firmar un convenio de colaboración con el fin de promocionar acciones turísticas y rutas de España en el exterior por un importe de un millón de euros.

Y es que el Gobierno está lanzando varias campañas de promoción a la vez que enmarcan al país como un destino con cantidad de atractivos, por lo que es uno de los motores de economía más grandes actualmente y que ponen freno a la crisis económica que se está viviendo.

En concreto, y entre las diferentes acciones de esta campaña conjunta, la primera entre la empresa y el Ministerio, se va a realizar principalmente en medios online, para la promoción de España en países como Francia, Italia, Suiza o países de Europa del Este.

Por otro lado, y tal como sucede en otras ocasiones se realizarán participaciones conjuntas en ferias nacionales e internacionales donde se promociones las ofertas, los atractivos turísticos, las promociones y los vuelos diarios y económicos que ofrece Vueling a cada vez más ciudades europeas. A su vez, se realizarán viajes de familiarización de prensa y operadores turísticos.

Para la campaña de publicidad y las acciones de marketing se destinarán un total de 750.000 euros. Además, la compañía áerea facilitará el transporte en avión hacia España con carácter promocional para estos viajes en los que van a participar no sólo prensa especializada, sino también operadores turísticos y agentes de viajes.

Las inserciones publicitarias tendrán una nueva imagen, bajo el slogan “I need Spain”, que incluye mensajes específicos de la compañía aérea hacia los diversos mercados a fidelizar. Los turistas europeos son los que más nos visitan cada año y ya en cualquiera de las estaciones, preferentemente los británicos y los alemanes, seguidos de los franceses y los italianos.

No en vano, durante los dos primeros meses de este año 2011 el turismo internacional ha crecido sustencialmente respecto al pasado año. Y la intención es no sólo reforzar este intenso turismo, sino acercar a nuevos mercados, como los turistas de la Europa del Este.