catedral-sevilla.jpg

Seguimos con los artículos donde descubrir España a través de sus catedrales. Con un gótico fastuoso y grandes dimensiones, la catedral de León es muy significativa. De estilo gótico clásico francés y fechada en el siglo XIII, es toda una maravilla tanto en su interior como la fachada y sus torres sepulcrales.

Destacan las grandes vidrieras con motivos religiosos, así como el rosetón en la nave central, igual que la fachada con un pórtico de base tres. Presenta la característica de albergar el Museo Diocesano, inaugurado en 1981, que engloba auténticas joyas de todas las épocas, desde la prehistoria hasta nuestros días.

De importante historia rica en arte y arquitectura religiosa, cada comunidad presenta diversas catedrales, ubicadas, preferentemente, en las ciudad de provincia. En su mayoría destaca la arquitectura armoniosa gótica, con ornamentos románicos y otros estilos de cada comunidad.

En la capital, destaca la Catedral de la Almudena de Madrid, que rompe con la estética apuntada anteriormente. Ya que se trata de un templo neoclásico, con líneas elegantes y rectas, sin demasiados recargamientos. Está presente el gótico, pero en su parte más moderna, siendo el neogótico protagonista de los ornamentos interiores. Los madrileños acuden por su gran devoción a la virgen, que es patrona de la ciudad.

Las catedrales del Sur combinan varieda de estilos. Ello puede verse representado por la catedral de Sevilla, de los siglos XV y XVI, nombrado Patrimonio de la Humanidad, y fue erigida sobre una mezquita. Por sus grandes dimensiones se considera como el tercer templo cristiano mayor del mundo, tras San Pedro en Roma y el de San Pablo en Londres.

Destaca su cimborrio con un total de 40 m de altura, con todo tipo de recargamientos, el gótico en plena expresión, con infinidad de torres, esculturas, y detalles atrayentes expresivos por los amantes del arte más puro. En ella encontramos la Giralda, muy alta y desde la que ver este edificio desde todos sus ángulos, es el minarete de la mezquita árabe que todavía se conserva del siglo XII y que le dota de esta mezcla tan característica del paisaje andaluz.