viaje-fin-de-semana-costa-brava.jpg

Cataluña ha adquirido con el tiempo fama de comunidad cosmopolita y vanguardista; sin embargo, también ha sabido conservar con celo sus fiestas y tradiciones, además de mantener de manera excelente el equilibrio del paisaje, sin que la modernidad tenga por qué deteriorar el entorno. Por ello, en tierras de Cataluña podremos disfrutar en nuestro viaje de fin de semana, tanto de la modernidad de los edificios de sus ciudades como de lo entrañable de sus antiguas casas y masías rurales. De la misma forma, en el sector pesquero, han conseguido aunar la pesca tradicional a pié o en barca con los grandes puertos catalanes.
En verano sobre todo, en toda Cataluña la diversión y la marcha están aseguradas, y máxime si nuestro viaje fin de semana lo hacemos a zonas costeras en verano y al Pirineo Catalán en invierno. Además, no nos olvidemos que cuentan con Portaventura, uno de los principales parques temáticos, no solo de España, sino también de Europa.
Entre las fiestas más populares de Cataluña encontraremos la que se celebra el 24 de junio en las plazas de las ciudades y pueblos. Se trata de las fiestas de San Juan, donde el fuego y la pirotecnica son cada año sus protagonistas. También son frecuentes sus ferias y mercados, en los que abunda la buena gastronomía de la tierra. Otras fiestas muy populares son: la Patum de Berga, con sus demonios y su dragón de fuego; la Danza de la Muerte, que se celebra cada Jueves Santo; y no olvidemos también las espectaculares torres humanas de los Castellers que se celebra en Tarragona.
Entre los destinos costeros, que son los que más nos pueden interesar ahora en verano y en pleno mes de agosto, tendremos varias opciones para nuestro viaje fin de semana a Cataluña: la Costa Dorada, la Costa del Maresme y la famosa Costa Brava, las tres consideradas entre las más importantes y visitadas de España por sus hermosos paisajes, su clima, los excelentes servicios turísticos que ofrecen y por la posibilidad que ofrecen de poder practicar actividades y deportes de aventura, entre otros.
La Costa Brava cuenta con unas playas excelentes y unos parajes maravillosos, en donde abundan los islotes, los acantilados y las pequeñas calas que invitan al nudismo. En La Costa Dorada y en la Costa del Maresme, de gran tradición mediterránea, abundan los pueblos pesqueros, blancos y encantadores, y cuentan con unas playas abiertas y de gran extensión.
Y para los amantes del turismo rural y el ecoturismo, un lugar ideal para visitar en nuestro viaje a Cataluña es el Valle y el Delta del Ebro, de gran hermosura por sus parajes naturales, sus bosques mediterráneos, sus marismas y sus preciosos prados, importante reserva de aves migratorias.