España esconde lugares exquisitos que hay que visitar y que sus gobiernos potencian como imágenes turísticas. Un ejemplo es Castilla y León y Ávila donde el turismo rural y activo se ha desarrollado ha pasos agigantados en los últimos años con infraestructuras de primer orden.

Para ello el secretario general de Turismo y Comercio Interior, Joan Mesquida, ha relacionado conexiones cona Ávila para presentar el Plan de Competitividad Turística, llamado ‘Turismo Activo en las zonas de Sierra de Gredos y Valle de Iruelas’.

La principal finalidad de este plan de competitividad turística es el de experimentar una estancia en un marco natural privilegiado, con la posibilidad de realizar actividades en un entorno sostenible. Esta zona lo constituyen un total de 31 municipios donde resalta la riqueza de los espacios naturales que residen en la Sierra de Gredos, y que atrapan a muchos turistas durante el año.

Una de las ventajas es que está cerca de la capital, Madrid, y ello permite desconectar y relajarse a tan sólo unos km de la gran urbe. Ello es lo que se quiere potenciar de esta zona, aportando turismo de calidad durante todas las estaciones del año.

Asimismo, ambos espacios naturales, el Valle de Iruelas y la Sierra de Gredos están certificados con la Q de calidad turística. Pues es de resaltar que Castilla y León es la Comunidad Autónoma con más espacios naturales certificados con este distintivo.

Podemos paracticar turismo activo, deporte de aventura y rural, gracuas a la belleza de un paisaje único y diferente, como el Parque Natural Hoces del Río Duratón (Segovia), el Parque Natural Cañón del Río Lobos (Soria), el Parque Regional Picos de Europa en la provincia leonesa, el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina.

Las actividades relacionadas con la naturaleza son notables y un gran séquito de empresas organizan desde multiaventuras por los parques, a senderismo por la zona, pasear en canoa por la noche mientras se observa la luna, alojarse en una casa rural con un montón de servicios, saborear rica gastronomía a pie de montaña…

Dentro de este plan tiene cabida la portenciación de los recursos históricos y culturales, como los servicios de rutas y visitas guiadas, fiestas, plan de apoyo a la artesanía local, puesta en valor turística de los valores populares y las tradiciones.