En la costa blanca, Denia es una de las poblaciones costeras más atrayentes que se perfilan como uno de los destinos preferentes para este verano 2012.

Cuenta con playas expecionales, muy bien equipadas, además de un puerto desde el que se realizan excursiones o viajes hacia las islas baleares, por ello es lugar central para muchos turistas que están de paso para ir hacia otros destinos.

Pero Denia, además de playa y lugares de ocio nocturno, también es patrimonio con sus iglesias y monumentos de máximo interés. Un claro ejemplo las iglesias de San Antonio o de Las Agustinas, en el centro. Por otra parte, cuenta con ermitas singulares y con histora, como la de San Juan, Santa Lucía, y el de Jesús Pobre.

Subiremos también al castillo, un estandarte destacado en los pueblos de la costa blanca, como el de Santa Bárbara en Alicante. En este caso, data de la época islámica, del siglo XI, y servía de defensa de la población cuando venían los enemigos por mar. Un retorno al pasado que realmente vale la pena visitar y que en épocas estivales se realizan diversas actividades, como conciertos y exposiciones temporales.

¿Nos vamos de museos? Pues sí, porque una ciudad tan turística como estas también engloba sus museos. Así, tras chapuzón en la playa y visita a los monumentos, nos daremos una vuelta por el museo etnológico, con toda clase de enseres, vestuario y otros de hace diversas épocas.

Recomendamos alojarnos en un hotel frente a las playas para este verano, aunque Denia no es una población grande y podemos ir andando a prácticamente todos los lugares de interés, incluidas las playas. Su eje central está cargado de ocio, con bares y restaurantes de todo tipo. Y es que la cocina valenciana es una de las más ricas que hay. Destaca, en este caso, por albergar un restaurante de dos estrellas Michelín, el Poblet, del reconocido chef Quique Dacosta.