selvanegra6.jpg

En el centro de Europa existe un parque natural de grandes extensiones que ocupa una gran parte de la Selva Negra en Alemania. Es una escapada ideal para ver algo diferente y perderse entre montañas abruptas y realizar turismo de aventura.

La Selva Negra es una de las regiones más bellas de Alemania, y por qué no, de toda Europa. En 2002, se fundó el Parque Natural de la Selva Negra Central y Norte con el objetivo de conservación y desarrollo de esta región de una manera sostenible, que ocupa una superficie de nada menos que 375.000 hectáreas.

Tanto para familias, personas de la tercera edad, grupos de jóvenes y turistas, el parque invita a la relajación en plena naturaleza y a la práctica de las actividades al aire libre para aficionados y deportistas profesionales. La oferta del parque no puede ser más variada: vistas panorámicas, rutas didácticas, circuitos llenos de experiencias a través del bosque, cascadas, ruinas de castillos y antiguas posadas en medio del bosque, rutas para bicicleta de montaña, trayectos de esquí de fondo…

Miles de actividades a tu alcance que harán de tu viaje una experiencia doble: la visita de lugares por explorar y la práctica de todo tipo de actividades de aventura. El agua es también protagonista de estos valles. Y en sus paisajes sobresalen las fuentes calientes y minerales que se utilizan con fines medicinales en los balnearios hidrotermales.

Estos espléndidos templos del baño ofrecen horas de placer y son lo mejor tras un día de esquí o una ruta andando por los montes. A descansar y a relajarnos, que ahora toca, tras un día lleno de actividades al aire libre.

Entre estas montañas, encontramos una parte de los Alpes, que está en Alemania. Esta es una de las rutas turísticas más antiguas de toda Alemania. A lo largo de 450 km partimos de la población de Lindau para ver el bello lago de Constanza, hasta Berchtesgaden, en el lago Königssee, muy cerca ya de la frontera con Austria. Lo fascinante de la ruta es la variedad de su riqueza paisajística: el ritmo de los prados alpinos, los empinados picos, los verdes y enormes lagos…

Recomendamos visitar Algoia, el paraíso entre los lugares vacacionales, todo un reto deportivo y una prueba de fuego para los ciclistas. Esta originalidad de montañas, bellos parajes, poblaciones de ensueño y naturaleza en estado puro podemos visitarla en todas las estaciones del año. Pero en invierno el frío puede ser bastante extremo, así que siempre es mejor esperarse a primavera o verano para realizar rutas a pie.