pais-vasco.jpg

El Norte de España es todo un influjo de pasiones protagonizadas por altas montañas, paisajes verdes y mares de gran belleza. Entre las comunidades, el País Vasco configura un lugar lleno de riqueza histórica que te atrapa nada más llegar. Tienes ciudades que mezclan diversión y ocio con una importante cultura, y pueblos que explorar con caseríos, sidrerías e iglesias típicas que conforman la arquitectura del país.

Bilbao es una de nuestra preferidas porque ha sabido cambiar y transformarse al paso del tiempo en una ciudad cosmopolita y moderna donde confluyen eventos importantes. El río Nervión cruza la ciudad y la parte en dos. Por suerte existen importantes puentes (como el polémico realizado por el ingeniero Calatrava) muy famosos que nos llevan de un parte a otra.

Entre los emblemas de la ciudad, destacar el Museo Guggenheim de arte moderno, un lugar que representa esa revolución que ha experimentado la ciudad en algunos años. El gran edificio de Frank O. Gehry es una estructura de titanio, acero, y otros nobles materiales. En su interior encontramos exposiciones de arte vanguardista, tanto propias como temporales.

San Sebastián es otra de las urbes que más resaltan del País Vasco. Existe cierta rivalidad entre ambas ciudades, y hay quien interpone a San Sebastián por su hermosura, pero realmente las dos tienen barrios por descubirir y merecen la pena ser visitadas. Esta segunda ciudad está bañada por amplias playas que dibujan una bonita estampa del Norte. La playa de la Concha es característica por su forma y su paseo al que acuden miles de ciudadanos a diario.

Su casco antiguo es atractivo. Las tascas vascas conviven con restaurantes modernos de excelente gastronomía. De todos es sabido la importancia de la cocina de esta región que la ha llevado a contar con chefs reconocidos en todo el mundo. Pero lo que más gusta a los turistas es ir de pintxos, en fines de semanas las calles centrales son auténticas masas de gente y no cabe ni un alfiler. Recomendamos ir algo pronto para probar los suculentos pintxos en diversos locales. No te pierdas la sidra o el txacolí.

Por otro lado, Vitoria es también mágica. Conocidos son los antiguos edificios que podemos encontar en el caso antiguo, que data de la Edad Media, único de tales características en Euskadi. Allí visitamos la Catedral de Santa María o Catedral Vieja, entre otros. Sus parques naturales son otro de los atractivos de la ciudad.