cosmocaixa.jpg

Seguimos nuestra ruta por la Barcelona más culturas, siempre llena de edificios modernos donde se esconden verdaderas obras de arte. Cerca de la montaña del Tibidabo encontramos al Cosmocaixa, un museo realmente divulgador de la ciencia que gusta mucho a los niños porque permite experimentar en sus diversas salas. La naturaleza, los cambios climáticos, el origen de la Tierra, la ciencia, el Universo son materias que se dan cita en este gran lugar que ofrece su aspecto más lúdico.

Además, hay un pequeño Planetario que podemos contemplar como si estuviéramos viendo el Universo con sus planetas, estrellas… con una profunda explicación. Lo mejor es que parece realmente que te encuentras en lo más profundo de la nada y hasta te relajas profundamente.

Cambiamos de tercio y nos vamos a Egipto. Sí, en el eixample de la ciudad, el Museo Egipci es toda una obra de arte en si. En realidad, el museo muestra la colección del empresario Jordi Clos de todas las piezas adquiridas en sus viajes. Hay piezas únicas y hasta una pequeña momia y sarcófago que es la estrella del lugar. Atención a las exposiciones temporales que son muy interesantes.

El museo más dulce. En la calle Comerç, en el barrio del Borne, el Museo de la Xocolata presenta una extensión llena de delicias de chocolate con piezas realmente espectaculares. Hay un taller para aprender a realizar su proceso de elaboración, salas con su historia, un repaso a las monas de Pascua (dulce de chocolate típico en Cataluña) y figuras de cacao, como la Sagrada Familia a gran escala.

Las Ramblas son un museo en si mismas por la cantidad de cosas nuevas que puedes ver en su calle. Pero también alberga algunos museos, como el de Cera, ubicado en un palacete del S.XVIII, donde ver reproducciones de personajes relevantes de cera que parecen realmente de verdad.

Muy cerca, en las mismas Ramblas, el Centro d’Art Santa Mónica es un lugar innovador que se ha reformado hace poco y que engloba exposiciones temporales de disciplinas bastante modernas, donde la mayoría están relacionadas con la ciudad. La entrada es gratuita, así que vale la pena hacer parada mientras paseas por esta gran calle.

Foto: Cosmocaixa