moscu.jpg

Moscú, capital de Rusia, está localizada a ambas orillas del río Moscova, donde están situados tres puertos que conectan el Océano Glacial Ártico y el Océano Atlántico. Además posee nueve estaciones de tren, cuatro aeropuertos internacionales y una red de metro, contruida en 1935. Como podremos imaginar, el clima en esta ciudad es muy duro, con largos y fríos inviernos, típicos del clima continental. Normalmente durante el invierno, la temperatura no sube por encima de los 0ºC y las nevadas son casi a diario. Los veranos son suaves, con temperaturas entre 10ºC y 25ºC.
Se trata de una ciudad muy bella pero también muy cara. De hecho, en 2008 fue nombrada la ciudad más cara del mundo por tercer año consecutivo, por lo que debemos ir preparados para esto si decidimos darnos una escapada a Moscú.
Entre los lugares más famosos de la capital rusa destacan el Kremblin donde se encuentran varios palacios como el Palacio Facetado y el Gran Palacio, y varias iglesias, todo ello rodeado por la Muralla donde se incluyen las torres del Kremblin. Cerca de aquí tenemos la famosa Plaza Roja, con la impresioinante Catedral de San Basilio, con sus llamativas cúpulas de vistosos colores, el Museo Nacional de Historia y el GUM, importante y elitista centro comercial. En general, las iglesias y monasterios abundan en Moscú, a pesar de las demoliciones sufridas por los soviéticos.
Esta ciudad está considerada como una de las mayores capitales culturales del mundo. Podemos destacar el Gran Teatro y el Teatro Malii, entre otros.
En cuanto a la gastronomía, destacaré los típicos desayunos de papilla de sémola, kasha y yogurt. También las carnes, pescado y huevos, productos lácteos y el famoso caviar negro. Entre los platos tradicionales están los zakuskis (entrantes a base de carne fría, pescado salado…), las ensaladas o sopas. Y los postres típicos, como los blinis dulces, similares a rosquillas, o el hachapouri, una masa caliente de queso y mantequilla. Y, como no, la bebida rusa por excelencia, el vodka, ideal para entrar en calor durante el frío invierno.
A pesar ser la ciudad más cara del mundo, creo que vale la pena ahorrar un poco y marcarnos un viaje a esta emblemática ciudad.