monumentos-madrid.jpg

Durante estas fiestas hay quien prefiere dar vueltas en grandes ciudades o quedarse en casita. Madrid tiene mucho que ofrecer en cualquier estación del año. Pero en invierno y en Navidad las calles se engalan con sus mejores trajes para dar paso a una época mágica.

Madrid se viste de luz y color, con calles repletas de gente que van a comprar sus regalos y visitan sus importantes monumentos. Si te encuentras en la capital, diseñamos para vosotros una ruta donde decubrir arte, tradición e historia a través de sus emblemáticos edificios.

La Puerta de Alcalá se ha hecho famosa en el mundo entero. Es símbolo de la ciudad y fue construida en 1778 por el rey Carlos III, quien confió el diseño y la ejecución de la obra a Sabatini, para que sustituyese la antigua y deteriorada puerta existente por otra que le diera mayor suntuosidad a los paseos que en ella confluían. Es de estilo neoclásico, y se encuentra organizada a la manera de un gran arco de triunfo.

Dentro de su vida religiosa destaca la Catedral de la Almudena. Ubicada en el centro histórico, es un templo de 102 metros de longitud y 73 de altura con una mezcla de diferentes estilos: desde el neoclásico en el exterior, neogótico en el interior y neorrománico en la cripta. Algo que marcan su riqueza y belleza que impresiona a todo aquel que la visita.

Es un edificio que podemos ver desde diversos ángulos y donde se celebran los triunfos del equipo de fútbol de la capital. Es ya icono de Madrid. Sí, nos referimos a la fuente de la Cibeles, una magnífica obra aquitectónica que encontramos en la plaza que lleva su nombre.

La fuente tiene un sentido mitológico muy importante. Representa la diosa Cibeles, que es símbolo de la Tierra, la agricultura y la fecundidad. Está realizada en mármol y desprende gran belleza. A su alrededor se encuentran también importantes edificios que podemos recorrer, tal es el caso del Palacio de Buenavista, Palacio de Linares y el de las Comunicaciones.

El Palacio de Cristal
permanece ahí al paso del tiempo. Está ubicado dentro del gran Parque del Retiro, también de obligada visita si estásn en la ciudad. Se construyó para servir de invernadero, pero con los años ha pasado a ser edificio modelo arquitectónico en muchas ciudades de Europa, gracias a los cristales curvados con perfiles de silicona. Actualmente, alberga importantes exposiciones temporales del Museo de Arte Reina Sofía.