Turquía es uno de los países más fascinantes sobre todo para pasar las vacaciones de verano 2012. En concreto, Estambul es famosa por sus paisajes, pero también por esconder una cultura completamente diferente en forma de apreciados monumentos.

La mezquita de Santa Sofía es ya símbolo de la ciudad. De arte bizantino llama la ateción desde fuerea pero por dentro la decoración esconde diversos estilos arquitectónicos y ornamentos. Es totalmente imprescindible. Entre sus iglesias, resalta la de San Salvador en Chora, también englobada dentro del arte bizantino, como muchos otros edificios de la ciudad.

Las mezquitas forman parte del paisaje de la ciudad y lo mejor es que, a diferencia de otros países, algunas son visitables. En este caso, resaltamos la mezquita azul, siendo la más popular. Data del año 1600.

Además, otros edificios populares son los palacios, pues Estambul mezcla diversos estilos frutos de los diversos pueblos que la han habitado al largo de su historia. Es destacable el Palacio Topkapi, de 700.000 metros cuadrados, que alberga distintos edificios, como el Museo Arqueológico, entre otros. El Palacio Dolmabahçe es otro claro ejemplo. Se trata de la residencia oficial de los sultanes y constituye un mágico marco desde donde ver algunas vistas de la ciudad.

Paseando por sus calles, nos encontraremos con la Torre Gálata, que es una de las más antiguas del mundo, y también resalta por su belleza. Pero, como en todas urbes, también hay zonas verdes. Lugares en los que descasar tras una larga jornada de visita por la ciudad. En este caso, nos quedamos con el Parque Gülhane, cerca del Palacio Topkapi, es ideal para descansar y ver, a la vez, algunos edificios importantes, como algunos museos.

Para ir de tiendas y restaurantes, nada mejor que visitar los barrios centrales. Nos toparemos por la plaza Taskim, eje central y punto de encuentro de sus ciudadanos. Está repleto de tiendas de moda, restaurantes temáticos y grandes hoteles.

Foto. queulat00