Cuando el frío empieza a apretar, es mejor elegir destinos donde el sol aparezca de vez en cuando. Barcelona se ha convertido en una ciudad de referencia para el turismo internacional, pues la ocupación hotelera ya ocupa elevadas tasas del 70% durante todo el año.

Ahora hay más motivos para visitar la Ciudad Condal. La importante sagrada familia, el monumento de Gaudí más emblemático, ha reformado parte de su estructura y, además, ha sido nombrada Basílica por parte del Papa Benedicto XVI que vino a la ciudad para realizar este acto ceremonioso. Desde entonces, las visitas a este gran edificio han aumentado y es que no es para menos porque ofrece una maravilla arquitectónica fuera de serie.

Su interior ha sido debidamente restaurado siguiendo los pasos y planos que dejó el artista modernista. Como la naturaleza está siempre presente, su interior evoca a un gran bosque lleno de árboles y palmeras que son las columnas centrales y laterales. Las vidrieras de colores de ofrecen mucha luz y diversos colores, lo que todo se transforma como si estuviéramos en un sueño.

Pero si quieres ver más bullicio, gente, aromas y gastronomía, el mercado de la Boquería, ubicado en Las Ramblas, ofrece una gran cantidad de puestos de mercado variados que venden, principalmente, productos mediterráneos, pero también de otras culturas. Los reputados cocineros de Barcelona y alrededores lo escogen para ir a comprar sus mejores productos frescos. Pescados, verduras, carne… y los mejores productos para esta Navidad.

Las actividades se suceden en Barcelona. Si decides ir de compras, no te pierdas el barrio gótico. Hallarás gran cantidad de tiendas de artesanía de diversos productos, algunos realmente muy antiguos y con gran historia, como la Manual Alpargatera, donde se fabrican y comercializan alpargatas de diferentes clases. Actores famosos de todo el mundo las piden a esta tienda para que se las realicen a medida.