paradoralcaniz.jpg

La Red de paradores españoles muestra lugares fantásticos donde alojarse. Casi siempre se ubican en antiguos palacios, conventos o monumentos de larga tradición histórica que se han restaurado y han sabido conservar rincones especiales.

Si esta Navidad la quieres vivir diferente, Paradores te propone la oferta de menús especiales para el día de Navidad, 25 de diciembre. Para ello han preparado un Menú Degustación para que compartas y disfrutes este día tan especial con tus más allegados. Además, podrás alojarte la noche del día 24 y/o 25 de diciembre con cualquier tarifa que esté disponible en ese momento y según las condiciones establecidas para la misma.

Hay muchos paradores donde disfrutar de este menú el 25 de diciembre. Hemos seleccionado algunos en diferentes Comunidades Autónomas: tú eliges.

Una de ellos es el Parador de Alcañiz, en Teruel, una población que vislumbra por su paisaje medieval. Está ubicado en un castillo-convento de los siglos XII-XIII, y conserva la torre del homenaje, el campanario-sacristía y la parte reconvertida en palacio aragonés del siglo XVIII.

Murales góticos, sepulcro plateresco y fachada barroca se insertan en un interior de suaves tonos rojizos, ocres y verdes, madera de roble en vigas y cuenta ademácon un plácido jardín. Desde el Hotel se pueden organizar un buen número de excursiones y actividades relacionadas con los deportes de aventura. Disfruta de la comida o cena de Navidad con gastronomía típica aragonesa, como el ternasco asado, los huevos a la alcañizana, o los almendrados.

Cambiamos de rumbo y nos vamos a Córdoba. El parador de esta ciudad está sobre las ruinas del palacete de verano de Abderramán I, una colina rodeada de vegetación en la falda de la sierra cordobesa. Además de bellas vistas y confortables instalaciones (jardines, piscina…) no te pierdas su comida más exquisita: salmorejo cordobés, el gazpacho blanco de almendras y el churrasco en salsa verde.

Si escoges el centro, Salamanca es una ciudad que te conquistará. Su parador se alza en un hotel sobre un montículo que mira de frente al casco monumental de la capital. Elegancia, confort y amplitud son tres de los rasgos que caracterizan las estancias comunes de este hotel, los salones de reuniones y las habitaciones. Carnes, asados, embutidos, tiernos quesos... formarán parte de la esperada comida de Navidad.