Se ha convertido en pocos tiempo en un destino perfecto para todas las estaciones del año. Y es que Túnez es favorita no sólo en verano, sino también en otoño o invierno. El buen tiempo y sus playas azules siguen estando ahí pasa lo que pasa. Este verano Túnez no está esperando, ¿te lo vas a perder?

Cada vez existen mayores conexiones para llegar a Túnez y la frecuencia de vuelos y barcos es mayor. Además, es un lugar exótico cargado de arquitectura fantástica y árabe, comida excepcional, paisajes diferentes y una cultura totalmente diferente que vale la pena descubrir.

Si nos apetece playa, tenemos lugares de excepción para perdernos. Las de Hammanet son populares y esconden parajes casi vírgenes. Otras playas nos transportan a otros mundos, como las que se ubican en la Isla Djerba, con una gran cantidad de hoteles e infraestructuras modernas, es uno de ejes centrales del turismo en el país.

Pero también esconde una parte interior para realizar excursiones y practicar senderismo. De manera que, entre playa y playa, este verano también haremos trayectos y tours hacia el interior. Visitaremos los seis Parques Nacionales de Túnez, donde se entremezclan fauna y flora variada. Recomendamos llegar también a las islas de Zembra y Zembretta.

Por ello, los deportes de aventura están extendidos, y los acuáticos son los más importantes. Las diversas activdades nos muestran un gran surtido para practicar, desde la vela en sus costas, al surf en el mar o el windsurf en los puertos de El Kantaoui, Sidi Bou Said, o Monastir.

Las compras son todo un paraíso en sus ciudades. Los llamados zocos aqui tienen gran repercusión y en los mercados hay toda clase de artículos a precios de ganga. Algo parecido a los restaurantes y bares, donde saborear rica cocina mediterránea y árabe por muy poco.