malaga-monumental.jpg

Málaga es un destino atractivo, no sólo en épocas estivales, sino para visitar durante todo el año. Además, sus buenas y altas temperaturas lo convierten en el lugar indicado para pasear y dar una vuelta sin pasar frío.

La fusión de estilos arquitectónicos es lo que da vida a la ciudad. Se mezcla la visita romana con la mozárabe creando edificios de fortaleza eclécticos y llenos de vida. Málaga es mar, es montaña, es gentío y ruido de gentes entre sus calles que la hacen una ciudad pequeña y ejemplar, donde destacan las casas típicas andaluzas con mucho encanto.

Hay muchas rutas para realizar en la ciudad. Hoy nos quedamos con sus ricos monumentos y museos agrupados para que pueda conocer la evolución que la ciudad ha tenido. Es la Málaga más monumental, donde verás restos arqueológicos fenicios. Casi tres mil años de historia de una ciudad.

Para empezar vistamos el teatro romano, datado del siglo I d.c. y queda al descubierto la galería de entrada al proscenium (escenario) que estaba cubierto por una bóveda de cañón. Se realizan ruta a este monumento, tanto de día como de noche.

La catedral es otro buque insignia de esta hermosa ciudad. Tiene la característica de levantarse en el lugar que ocupara la Mezquita-Aljama, o mezquita mayor de la ciudad, durante los ocho siglos de dominio musulmán. Es una obra inacabada a la que falta el remate de la fachada principal y completar la torre sur; este hecho ha venido, con el tiempo, a dotar al templo de un aspecto singular que lo caracteriza y es el origen de su nombre popular, “La Manquita”.

Si de monumentos se trata, es interesante dar una vuelta por el castillo Gibralfaro, edificado en el siglo XIV para albergar a las tropas y proteger a la Alcazaba, debido al uso generalizado de la artillería.

También podemos recorrer los exteriores e interiores del palacio Episcopal. Se conoce con este nombre a un conjunto de edificios que delimitan una amplia manzana comprendida entre las calles de Santa María, Molina Lario, Salinas, Fresca y Plaza del Obispo. Se trata de un conglomerado de construcciones diversas, de distintas formas y estilos, que han experimentado innumerables transformaciones a lo largo del tiempo en función de las necesidades de uso.

La plaza del Obispo se abre delante de la fachada principal del Palacio Episcopal, al lado de la Catedral. Es una reducida plaza de gran interés monumental, caracterizada pos sus pequeñas dimensiones, encerrada por dos grandes edificios religiosos y con una bella fuente de 1785 de la que surtían las aguas del acueducto de San Telmo.

Si quieres más datos sobre esta ciudad, te los daremos, pues tiene muchos colores y formas que saborear.