madrid_fusion_2010.jpg

Hasta el 28 de enero tenemos un buen motivo para visitar Madrid en la feria de la gastronomía avanzada Madrid Fusion donde se están reuniendo los grandes cocineros de todo el mundo. Y es que los mejores los tenemos aquí en España y en la feria hacen gala de sus nuevas texturas y experiencias.

En estas jornadas se ha podido ver demostraciones de los chefs más reconocidos. Como la de Ferran Adrià, que ha comentado que en 2012 cerrará su popular restaurante El Bulli para renovarlo y abrirlo dos años después, iniciando una nueva etapa, donde se da prioridad a la investigación. Algo que ya hacen ahora, pero ya se sabe que renovarse o moror y él sabe mejor que nadie este concepto.

También se ha celebrado el VII Concurso de Bocadillos de Autor, cuyo ganador ha sido Javier Gonzalez García, del Restaurante Los Zagales, de Valladolid, quien ya había ganado este mismo certamen anteriormente y lo ha hecho en esta ocasión con el bocadillo llamado A+D+D Comerse, se huele.

La Cumbre Internacional de Gastronomía es todo un desafío. Entre las interesantes ponencias, destacan las elaboraciones y técnicas nacidas en el extremo Oriente y que en el caso de Liew, uno de los grandes precursores del acercamiento entre las cocinas occidentales y orientales, se manifiesta en platos llenos de color, en los que los productos apenas tocan el fuego y los sabores más distantes se encuentran.

La eco-cocina es la protagonista de esta gran edición. Así se ha demostrado en los diversos platos que han elaborado los chefs. Miguel Ángel de la Cruz realiza con las piñas y los piñones -¿se puede exprimir una piña piñonera?: Sí-, más tarde observando la pureza y elegancia que predomina en la cocina sutil de Rene Redzepi, el célebre cocinero de Noma, que ha expuesto ante los asistentes toda una filosofía práctica basada en las hierbas, las flores y sus aromas y sabores.

Además de las diversas demostraciones, se ha dado el Gran Premio Prodemar al Cocinero Revelación 2010 le ha correspondido a los responsables del restaurante barcelonés Libentia. También se subastado la trufa de madridfusión, con cifras espectaculares de 3.000 euros por dos trufas negras de Soria y 5.000 euros por una trufa blanca de Asti.

Un sinfín de actividades quedan todavía por realizar en esta gran feria. Así que si estás de Madrid, no te la puedes perder; descubrirás un mundo de sensaciones para el paladar.