abamatenerife.jpg

Este fin de año vamos a tirar la casa por la ventana. Y lo haremos en un hotel de lujo donde todas las comodidades están servidas para el uso y disfrute del visitante. Tenerife es el lugar indicado y el hotel: Abama Golf & Spa Resort.

Este emplazamiento de extrema calidad se ha propuesto que no olvides la noche de fin de año de este 2009. La oferta de Abama Golf & Spa Resort incluye el vuelo de ida y vuelta en jet privado desde la península (Madrid o Barcelona) al aeropuerto de Tenerife. Desde el aeropuerto un transfer privado en limusina les trasladará al complejo y dará la bienvenida a los recién llegados con una botella de Don Perignon y fresas con chocolate.

Una vez estés dentro del resort, y nada más llegar, puedes beneficiarte de un masaje relajante de pies. La estancia, una de las más exclusivas y privadas del resort, dispone de terraza con piscina climatizada y cuenta con un servicio privado de mayordomo. Además, gozarás, en días posteriores, de un nuevo concepto de spa que destaca por su innovación y adaptación a las necesidades de cada uno.

Ofrecen programas personalizados con diagnóstico completo, actividades fitness y tratamientos de belleza y bienestar, así como acceso al circuito termal del spa. Además el programa cuenta con el seguimiento de un life coach personal y menús personalizados en distintos restaurantes del resort para que la experiencia se extienda a toda la estancia.

Para despedir el año, no te pierdas la cocina en el restaurante del chef Martín Berasategui. Una carta exclusiva, elaborada por el equipo de profesionales de M.B y con el toque final de Martín, que se compone de platos degustación, acompañado por una cuidada selección de vinos y cavas elegidos por el sumiller del restaurante, Álvaro Prieto.

Puedes visitar la zona, si te lo propones. El hotel ha ideado una serie de actividades para realizar en familia y al aire libre. Una de las propuestas consiste en una excursión en alta mar en yate privado para que los clientes puedan disfrutar del buen tiempo en pleno invierno. Otra de las propuestas es una visita en helicóptero al Parque Nacional del Teide para contemplar las espectaculares vistas del volcán y de la isla.