coventgardenlondon.jpg

Es el destino indicado para pasar un fin de semana completo. Y, además, por muchas veces que vayamos siempre encontraremos algo nuevo por descubrir. Y es que Londres es tan cosmopolita que se mueve a un ritmo vertiginoso.

Os proponemos una ruta si vas a ir un fin de semana que tengas libre. Un paseo por Oxford Street, en pleno centro, te ayudará a entender mejor porque es una ciudad cambiante y llena de color. Las tiendas, restaurantes y bares de esta zona reflejan tal diversidad, pues puedes comer desde un bocadillo al estilo turco hasta a una cena especial en un restaurante mediterráneo. Si tienes pocas libras, recomendamos el restaurante de uno de los cocineros más populares del mundo, Jamie Oliver, que entre otros, posee el Fitteen, un local donde comer barato cocina exquisita de todas las partes del mundo.

También es una ciudad donde ir de mercadillos y conseguir piezas únicas de segunda mano a precios increibles. Uno de los más famosos es Portobello’s Road, pero no te preocupes porque en todos los barrios hay varios y en casi todos los días, seguro que encuentras uno mientras paseas.

Si prefieres una visita cultural, el Palacio de Buckingham es una buena opción. Entrar cuesta un poco de dinero y algo de colas, pero si vas a una pronto, habrá menos gente. Es interesante hacer un pequeño recorrido guiado y explicativo por las diversas partes del palacio; aunque parezca que no, está muy controlado y deberás seguir la ruta que te fijen. También se pueden visitar los jardines exteriores.

Hay que hacer una parada en el camino. Los pubs ingleses están por todos sitios. Los hay históricos, muy bonitos y especiales, y otros más nuevos, pero todos decorados típicamente. Cerveza, pastele de patatas y ricos postres te esperan en tales establecimientos, donde el precio de una cena, algo ligera, es bastante económico. En algunos de ellos tocan música en directo y, en la mayoría, hay enormes pantallas donde se siguen los partidos de fútbol.

Recomendamos dar una vuelta por el Covent Garden, una zona popular, regentada por el mercado que lleva su nombre. Se suelen realizar espectáculos, conciertos y actuaciones en la calle, y siempre agrupa a un gran número de personas, mayoritariamente joven.