hpim0356.jpg

La historia y arte que desprende Italia son razones suficientes para viajar a este destino tantas veces como sea. Pero ello no es el único motivo, cada parte del país presenta rincones especiales distintas que nos embriagan por su colorido y diversidad de paisajes. El aire mediterráneo es otra poderosa razón por lo que se convierte en un país al que acude millones de turistas al año.

De Norte a Sur, de Este a Oeste, sus islas, sus gentes, su gastronomía... no podríamos parar de citar las maravillas que ofrece Italia, y es que cada año repiten viajeros ansiosos de vivir esta experienia, por algo será…

Roma es una de las ciudades más preciosas del mundo. La Fontana di Trevi es el lugar mágico para los enamorados que tiran las monedas al aire para acabar en el agua de su gran fuente.

Pero si hay una ciudad que desprende bellos parajes y mucho amor esa es Venecia. Aunque algo masificada en los meses más turísticos, no pierde las ventajas que la han hecho único. Coge una góndola y da rienda suelta a tu imaginacion. La ciudad de los canales presenta muchos atractivos. La arquitectura define muy bien las diversas épocas que la han visto transformarse y al paso de los años todavía está más bonita.

Los amantes del arte tienen en toda Italia un escaparate donde soñar despierto. La cantidad de museos es numerosa, pero las obras de arte no sólo se encuentran ahí. Cada plaza, cada fuenta, cada calle, cada edificio es único y está cargada de esculturas o figuras de siglos pasados con una riqueza arquitectónica endividiable por todos los países.

El ejemplo más claro de que esto es todo cierto lo tenemos en la Toscana. Florencia nos regala tesoros de todas las épocas, además de plazas y calles estrechas y recónditas atrapadas por la obra de los escultores y pintores más destacados de todos los tiempo. Cerca se encuentra San Gimignano, un bonito pueblo medieval que destaca por sus altas torres. Como decíamos, aquí también se observan bellas edificaciones, al lado de las campiñas tradicionales del paisaje Toscano.

El Sur no es menos precioso. Hay un juego de contrastes significativo, y la vida se hace más fácil por sus altas temperaturas. Nápoles te llega por su clima y por mezclar montaña y mar. El puerto con su paseo marítimo permite largos paseos y combina una gastronomía de excepción con el arte y un ambiente algo más popular que las ciudades del Norte.

Sea como sea, no puedes perderte una escapada a cualquiera de sus pueblos o regiones. Te encantará.