barcelona3.jpg

Barcelona tiene muchos rincones que explorar. Si decides pasar algunos días de septiembre en esta maravillosa ciudad, sepas que alojarte te va a resultar algo más económico que en julio y agosto. Además ahora hay bastantes ofertas en 2×1, alojamiento con spa gratis, tercera noche de hotel gratuita… aprovecha y disfruta.

Como ya hemos indicado, la ciudad cuenta con espectaculares hoteles, donde se combina la historia con el nuevo diseño que llena todas las urbes más innovadoras. La personalidad se convierte en una de las características que mejor definen algunos hoteles boutique que encontramos.

Es el caso de Villa Emilia, en el mismo eixample, donde sus dueños han incorporado parte del mobiliario antiguo de sus antepasados para crear un espacio ecléctico, lleno de fusión de estilos. Cuenta con un lounge para tomar algo por la noche a ritmo de piano y una terraza superior donde divisar el barrio desde las alturas. Es, verdaderamente, un lugar encantador.

Nos vamos al Raval y subimos en lo alto de la terraza del Hotel Barceló Raval. Uno de los lugares privilegiados que permiten ver toda Barcelona porque la terraza es redonda sobre la que puedes dar la vuelta a todo el espacio. Cuenta con una pequeña piscina para las épocas calurosas y un diseño colorido en todos sus rincones.

Pero lo mejor es su restaurante, lleno de luz, color y expresiones vanguardistas que llamarán nuestra atención. Su carta es una fusión de las culturas que viven en el Raval: árabe, sudamericana, asiática, catalana… así, nos ofrecen una rica gastronomía de platillos a base de hummus, pan pita, gazpacho de fresas, empanadas rellenas… siempre con un toque creativo de autor y muy económico dirigido a todo tipo de público.

El modernismo alcanza un nuevo sentido con el hotel de lujo, Casa Fuster. Es obra de Domènech i Montaner y es una oda al modernismo de la época, pues se trataba de la casa de los Fuster que no hace tantos años se reconvirtió en hotel. Su lounge es bello con toda clase de expresiones recargadas emulando la naturaleza. Lo mejor son las habitaciones que dan al Paseo de Gracia desde las que ver todo el paseo y más allá. Y la terraza superior, con una pequeña piscina, ofrece también vistas insuperables.

Foto: www.sxc.hu