Lyon es una de las ciudades más grandes y pobladas de Francia. Es famosa por su historia y patrimonio cultural, pues reúne nada menos que 2000 años de historia y destila monumentos únicos. Algunos de estos edificios con gran realimo y variedad de estilos arquitectónicos es lo que han hecho que luna gran parte de la ciudad sea nombrada Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco.

Por este motivo, recomendamos visitar algunos de estos edificios que forman parte del patrimonio protegido y que no nos podemos perder. Empezamos por el Vieux Lyon, uno de los barrios medievales y renacentastias más fascinantes del mundo. Regresamos al pasado y nos convertimos en protagonistas de un cuento de la Edad Media.

En este barrio encontramos un todo de todo y es realmente de grandes dimensiones. Los edificios renacentistas se mezclan con algunos más modernos y es ideal para comer en un buen restaurante la rica cocina francesa.

Dento del patrimonio, destada la colina Croix-Rousse, desde la que ver vistas preciosas de Lyon. El barrio que está encima de la colina tiene gran encanto y fue eje de la industria de la ciudad en otras épocas.

Otra colina, la de Fourvière, también es patrimonio en este caso por esconder un gran pasado romano, con el teatro como protagonista. Por otro lado, aquí es donde se encuenta la basílica Notre-Dame de Fourvière, que veremos detenidamente desde fuera y también por dentro.

El centro neurálgico de la ciudad es la zona de la Presqu’île, es la continuidad urbana de la ciudad antigua, donde se concentra mayor parte de la población. Por este barrio, iremos de tiendas, tomaremos un café en alguna de sus variadas plazas y entraremos en algún palacio de enorme belleza medieval.

Recomendamos también entrar en alguno de sus museos, como el de historia de la ciudad, el de arqueología y el de arte moderno, donde se encuentran algunas de las piezas más singulares del mundo.

Lyon es una fiesta en forma de celebraciones. Uno de los más bonitos es el de Fête des Lumières, donde se realizan espectáculos de luz y sonido, y los monumentos son iluminados. Tiene lugar a principios de diciembre. Destaca también el festival de ocio les Nuits de Fourvière, que tiene lugar en verano en el ya nombrado teatro romano.

Si te gusta la música electrónica, no te puedes perder el Nuits sonores, uno de los más grandes festivales de música electrónica que tiene lugar en diferentes emplazamientos de la ciudad y en el mes de mayo.