Si has elegido Barcelona como destino para tus vacaciones, debes saber que desde la ciudad puedes conocer otros lugares, pueblos y ciudades cercanas para conocer mucho más de la cultura catalana y sus paisajes. Lo mejor es coger un tren que nos llevará a todos estos sitios o bien autobuses guiados que realizan excursiones a diario.

A lado de la ciudad, la montaña de Montserrat es un remanso de paz al agrupar un antiguo monasterio de gran importancia. El paisaje es fascinante con montañas que parecen estar hechas por el ser humano por sus formas atractivas totalente diferentes. Su infraestructura destacar por albergar un gran monasterio e iglesia en el que encontramos la virgen o “moreneta” de Montserrat, una de las pocas que existen en color negro, que podemos ver de cerca.

Si deseas un poco de playa, aunque Barcelona cuenta con playas de gran calidad, siempre nos gustará ver un ambiente marinero en algún pueblecito cercano. Lo tenemos fácil. Hacia el norte el Maresme nos deja algunos pueblos tales como Arenys de Mar, Mataró, Premià de Mar… donde descansar sobre la arena con toda tranquilidad, ya que son playas menos masivas.

Al sur, nos acercamos a la provincia de Tarragona, pero hacemos parada en el Garraf y visitaremos Sitges. Es una población muy turística y es que la rodean algunos edificios modernistas, su gran iglesia principal y al lado del mar, el puerto de Aiguadolç donde ver importantes yates y embarcaciones, y por su puesto sus playas. Durante muchos años ha sido eje de concentración del turismo gay con playas reservadas para ellos.

En Sitges destacan algunos actos importantes, como la ruta del Xató (un plato tradicional a base de ensalada y una rica salsa especial) que se realiza en los pueblos cercanos a Barcelona. Pero el acontecimiento más esperado de la población es el Festival Internacional de Cine Fantástico que cada año agrupa a importantes actores y directores de la escena fantástica, con jornadas maratonianas de películas seguidas durante todo el día.

Foto: phaebique