paisvasco.jpg

¿Qué tiene el País Vasco que a todos los encandila? Una gastronomía de excepción, unas paisajes envidiables, un pueblo con una gran cultura arraigada y con historia, y esa mezcla de modernidad e historia que te atrapa.

Recomendamos ir a esta fantástica comunidad durante el mes de noviembre, pues conocerás nuevos pueblos regados por el mar o por altas montañas, donde el verde está siempre muy presente.

Un destino es Bilbao que se transforma cada año, con innovaciones, pero sabiendo conservar ese barrio encantador que es el centro, plagado de tascas, tabernas, restaurantes y plazas con mucha historia. Pero la parte más nueva es también un lugar para visitar y entrar en las tiendas de alimentación más populares.

No dejes de visitar el Museo Guggenheim que se ha convertido en referente de la ciudad, por su arquitectura moderna y llena de imaginación. Es un edificio que realmente llama la atención con gran colorido, que vale la pena ver y descubrir. En su interior, no es menos el arte que se respira con toda clase de exposiciones temporales que atraen a un público diverso, tanto nacional como internacional.

Al lado de Bilbao, Getxo es un pueblo magnífico. Ofrece un puente espectacular, en el que a un orilla encontramos Getxo y en la otra Portugalete. Es muy famoso y podemos cruzarlos todo, si previamente hemos subido a él por ascensor. Desde lo alto del puente vemos vistas hermosas de la ría y el pueblo.

Al lado del mar, San Sebastián es famosa por sus playas y sus edificios antiguos que dan el encanto especial que tiene. Se dice que es una de las ciudades más bellas del mundo y no es para menos; por ello la recomendamos. Pasea por la Playa de la Concha, una gran recorrido que nos lleva por el casco antiguo. Ahora bien, no es la única, pues encontramos la Ondarreta y la pequeña playa de la Isla Santa Clara en la bahía de La Concha, y la playa de Zurriola en el barrio de Gros.

San Sebastián ofrece más atractivos al visitante, como su paseo central, cargado de bares y restaurantes populares. También destaca realizar un paseo por el río Urumea, con sus puentes y edificios y monumentos a cada lado. Al lado de la playa, el edificio el Kursaal es un centro de convenciones muy importante, famoso por su arquitectura y por ser el lugar donde se celebra el famoso Festival de Cine de San Sebastián.