salamanca-espana.jpg

Situada a orillas del río Tormes, Salamanca es la ciudad universitaria por excelencia. Este hermoso lugar reúne las características propicias para hacer que la estancia en Salamanca sea una experiencia inolvidable, no sólo por la ciudad en sí, de una belleza arquitectónica destacable, sino por la oferta para el ocio y la cultura que ofrece. Exposiciones, música, danza, pintura…Esto le valió el título en 2002 de Ciudad Europea de la Cultura. Además de esto, hay que destacar la rica gastronomía salmantina y sus fiestas populares. En un paseo por la ciudad podremos admirar lugares como la Plaza Mayor, la Casa de las Conchas, la Catedral Nueva, de estilo gótico, y la Catedral Vieja, de estilo románico, diversos conventos y, como no, la famosa Universidad. Como curiosidad decir que la tradición obliga a encontrar “la rana” en la fachada, símbolo de lujuria durante la edad media e incluida dentro de la iconografía del edificio. Para movernos por Salamanca, lo más recomendable es hacerlo a pie, ya que es una ciudad cómoda para pasear, o en autobús urbano. En cuanto a la mejor época para nuestra escapada salmantina, cualquier época es buena pero hay que tener en cuenta que los inviernos son bastante fríos y en verano la temperatura supera los 30ºC, por lo que debes ir preparado con la ropa adecuada. Octubre puede ser un buen mes para visitarla ya que ahora las temperaturas son más suaves.
El ambiente estudiantil de la ciudad se traduce en diversión asegurada a la hora de salir de tapas o a tomar una copa, ya que se respira juventud por todos los rincones. De esto se deriva que sea una ciudad “barata”, con precios asequibles para los estudiantes. Otro motivo más para visitarla en tiempos de crisis.
Por último, algo más de culturilla general. En el libro El Lazarillo de Tormes hay una escena que se desarrolla en Salamanca. Junto al puente romano hay una escultura de piedra que representa un toro. Supuestamente ahí el ciego le dijo a Lazarillo: «Coloca la oreja junta al toro y escucharás el agua pasar», hecho lo cual el invidente le propinó un gran golpe contra la escultura. Según este libro Lázaro de Tormes nació en la localidad de Tejares, que actualmente es un barrio de Salamanca.
Lo dicho, una ciudad con historia, llena de curiosidades, con un ambiente sin igual y asequible para todos los bolsillos…¿a qué esperas para conocerla?