grecia.jpg

Una gran parte de los ciudadanos tienen sus vacaciones durante el mes de julio. Los precios son algo más bajos que en agosto, pero menos que el resto de los meses del año. De todas formas, si te vas de veraneo durante este mes y todavía no tienes tu destino, te recomendamos algunas ciudades imprescindibles que no te puedes perder.

¿No has estado en Italia?
Pues debes ir porque te pierdes derroches de arte y siglos de historia en ciudades y pueblos bellos con toda clase de detalles y la perfecta mezcla entre antigüedad y edificios modernos. Florencia es enigmática, gracias a sus reducidas dimensiones permite ir a pie por todos los lugares que visitar: la galería de los Uffizzi, los museos, la catedral, el río Arno, las tiendas sobre el río. No te pierdas comer a precios económicos en cualquier tratoria, aunque el restaurante no sea de tres tenedores, la comida siempre es rica en todos los sitios.

Atenas nos regala muchos siglos de historia, con sus ruinas, protagonizadas por el Partenón. Grecia no pasa por sus mejores momentos, pero su paisaje impresiona siempre. Los museos son muy interesantes igual que la parte más nueva de la ciudad. Date una vuelta por el Pireo, donde se ubica su puerto, con una gran cantidad de restaurantes pesqueros tradicionales donde degustar en sus terrazas. Un escapada a alguna de sus islas, es perfecto, pero con la ciudad sola ya tienes bastante.

Amsterdam es la ciudad del norte de los canales. Tradicionalmente muy turística, es también multicultural y joven, donde el modernismo hace mella con cantidad de sombolismos, como galerías de arte, nuevas tiendas vintage… ello contrasta con la cantidad de edificios señoriales y característicos de la Europa del Norte. Recorre la ciudad en bicicleta, el transporte preferido.

Te gusta la playa, pero no cualquiera, aquellas de lujo y aguas transparentes. Tu destino es Cerdeña, y la ciudad Cagliari. La capital contiene edificios con historia y mezcla el semi lujo con un turismo de playa que pasa largas noches al mar. Es vital alquilar un coche y recorrer los lugares más bonitos de la isla, como Costa Esmeralda, un influjo de la naturaleza precioso.