La industrial global del crucero va por buen camino. De hecho, el pasado año tuvo una cifra de 36.700 millones de euros, respecto a los 35.200 millones de euros que supuso en el año 2010. Solo en España, este mercado generó 1.298 millones de euros, lo que supone el 9,4% respecto al pasado año.

Según el Informe Anual de Contribución Económica 2012, el gasto fue de 15.000 millones de euros en toda Europa, y de éstos un total de 1.298 millones de euros corresponden a España, cifra que representa el 9,4% respecto a 2010.

A partir de 2010 el precio de los cruceros empezó a bajar considerablemente, de manera que se han ajustado a todo tipo de usuarios, cuando antes era algo más bien elitista. Se ha ampliado el número de flotas y barcos, así como las rutas a seguir con un mayor número de infraestructuras en cada uno de los barcos.

Por ello, en un entorno de crisis, es favorable que este sector no deje de crecer y que aumente su número de usuarios cada año. Además, ya no es un destino para verano sino que se realizan cruceros durante todo el año, una de las razones por las que se han bajado los precios por trayecto.

Además es de destacar que España es un destino imprescindible para los cruceristas, compañías y barcos de todo el mundo. En 2011 sobre unos 5,6 millines de pasajeros eligieron un puerto europeo para empezar su viaje en crucero y de esta cifra, un 25% se realizó desde puertos españoles.

Entre éstos, Barcelona se posiciona como uno de los principales puertos de cruceros de Europa y del mundo. De él parte cruceros a diario y es lugar de paso de otros que amarran, siendo parada obligatoria donde los turistas pueden admirar la ciudad y hasta hacer noche en ella.

Por su parte, el puerto de Mallorca es otro de los más significativos en cuanto al tráfico de cruceros de toda España. Aunque el tráfico ha aumentado considerablemente en casi todos los puertos que ven aumentar sus frecuencias de barcos.