marenostrum.jpg

Halloween está a la vuelta de la esquina, por ello os proponemos interesantes destinos para estos días, donde el miedo es claro protagonista.

Esta vez te mandamos a Tenerife, en un resort de lujo, llamado Mare Nostrum Resort, que para todos los santos se convierten en un hotel de auténtico terror para pasar miedo y también un rato divertido. Decorado terroríficamente para la ocasión y ambientado con efectos sonoros escalofriantes, el hotel acogerá de forma extraordinaria a vampiros, asesinos en serie y otros personajes intrigantes en una estancia que no estará exenta de sorpresas para el huésped. ¿Te atreves?

La ruta que sugiere el hotel para que disfrutes al máximo te hará temblar desde el primer día. Para empezar, y tras un pequeño tour por las habitaciones del horror, se celebrará una gala al más puro estilo victoriano, con personal caracterizado de sirvientes del siglo XIX. A continuación, se llevará a cabo en el auditorio un espectáculo de mentalismo y al llegar la hora bruja, se contarán historias de terror.

El segundo día, comenzará con un maratón llamado “Se ha escrito un crimen” en el que cada huésped asumirá un rol secreto y en el que éste tendrá que descubrir quién es el asesino. Por la noche, los invitados accederán a la fiesta de la intriga y el terror a través de los 200 metros del Túnel del Terror especialmente preparados para la ocasión.

El domingo, para culminar la estancia en el hotel, se realizarán otras actividades como un concurso de calabazas, un taller de maquillaje tétrico y una gran cena temática con un concurso de disfraces ambientado en el cielo y el infierno. Esta última noche se llevará a cabo un concurso de Miss y Míster Terror en el que se sortearán varios premios a los que sobrevivan a esta inolvidable estancia.

Puedes reservar tu fecha del 29 de octubre al 1 de noviembre, y también la semana posterior a Halloween, del 5 al 8 de noviembre. Piensa que una vez dejes el hotel para descansar puedes recorrer los increíbles parajes de tenerife, llegar a la playa, disfrutar del tiempo siempre envidiable de las islas y de la brisa marina de las noches más frescas.