¿Quién no ha pensado en relajarse en un balneario? En los últimos años, el bienestar se ha convertido en un bien esencial como opción de ocio. Por ello, el turismo de salud está adquiriendo importancia y reúne a un gran séquito de personas de todas las edades.

No es de extrañar que el Gobierno de España promueva este tipo de turismo. Y es que el Ministerio de turismo ha firmado un convenio con la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL) y la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (SEGITTUR).

El plan de actuación para este 2011 pretende reforzar el posicionamiento del turismo de salud en los mercados de interés prioritario para este producto, como son Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Bélgica, Austria y Suiza. Algunos de los que más nos visitan en nuestro país.

Evidentemente, se va a dar a conocer aquellos balnearios o spa que tengan reconocida la Q de calidad turística mediante viajes de familiarización dirigidos a agentes de viajes y touroperadores. Entre las actuaciones, Turespaña editará un folleto promocional impreso y digital con el número de balnearios y sus características. También se participará en ferias internacionales, se realizarán viajes de prensa, envíos de marketing directo…

Y es que España cuenta con algunos de los balnearios y centros termales más especiales y con mejores tratamientos de Europa. No en vano, cada año se renuevan, se transforman e incluyen novedades, como masajes innovadores que rompen con todo lo visto anteriormente.

De Norte a Sur de la Península, los centros termales incluyen recorridos spa, con un diseño siempre vanguardista con materiales de primera calidad. Destacan las piscinas de diversas temperaturas, chorros de agua, aromaterapia, cromaterapia, pediluvio, sunas, duchas de diferentes tipos… en fin, un gran séquitos de tratamientos hidrotermales para la salud del cuerpo y la mente.