edimburgo2.jpg

Tras nuestra primera entrega del artículo de Edimburgo, os damos más pistas sobre qué hacer en esta preciosa ciudad. No la dejes escapar durante este mes de septiembre porque en los meses posteriores hace demasiado frío y viento, aunque para gustos colores.

Si queremos ir de museos, tenemos varias propuestas; algunas concentradas en el barrio de Old Town, como el Museo de Escocia, llena de reminiscencias de su historia y sus gentes. Hay un amplio surtido de joyas, vestuario, objetos de hace algunos siglos con importante valor cultural e histórico. También son comunes las exposiciones temporales donde siempre tiene que ver algo relacionado con este pueblo, sus batallas, sus guerras, su vida…

El museo es muy completo y tiene 5 plantas. Lo mejor es que es gratuito, como la mayor parte de los museos de la ciudad, una ventaja cuando quieres ocio de calidad gratis mientras viajas. Recomendamos subir a la terraza desde donde ver una excelente panorámica de la ciudad desde diversos puntos.

Abandomos la cultura para ir hacia la conocida Royal Mile, una pequeña zona llena de tiendas de moda, vintage, artesanía, y bares y restaurantes de renombre, además de sus tabernas, algunas realmente muy antiguas. Es un barrio bohemio y con encanto. Si buscas suvenirs es el lugar perfecto porque hay una extensa calle con tiendas una al lado de la otra con típicas faldas escocesas, camisetas, gaitas, gorros y otros enseres que llamarán la atención. En casi todas estas tiendas los objetos valen lo mismo, así que no te agobies por conseguirlo más barato, con dos lugares es suficiente.

Pero la Royal Mile es mucho más porque es reunión de un colectivo joven con ganas de pasarlo bien. Por sus calles, encontraremos de vez en cuando algún espectáculo, como alguien imitando al histórico William Wallace o grupos de folfklore tocando las gaitas.

Si subimos hacia arriba de esta zona nos topamos con los jardines de Princess street, una de las calles principales (por no decir la que más, es como la Gran Via madrileña o la Diagonal barcelones, pero en pequeño). Está repleto de tiendas de moda (H&M; Zara, Gucci), aunque de marcas más o menos asequibles y lugares de comida rápida. Es, a su vez, un bonito paseo junto al parque que hay delante de él y el castillo en los alto.

Foto: Marta