ocio-ninos.jpg

Son múltiples las opciones temáticas para que los más pequeños se diviertan y aprendan,  como pueden ser safaris, museos, rutas naturales o parques de atracciones. Existen muchas ofertas de ocio repartidas por todo el país. Entre los centros relacionados con la naturaleza que hay en España tenemos el Zoo Acuarium de Madrid, que cuenta con un delfinario, un recinto para aves y otro con más de 500 especies animales distintas,  y es uno de los más importantes del mundo. Una opción ideal para llevar a nuestros hijos, y con la que nosotros disfrutaremos casi tanto como ellos, son los grandes parques de la naturaleza como Selwo en la Costa del Sol (Málaga) o Faunia, en Madrid. El primero, enfocado a la aventura, tiene dos centros, uno en Benalmádena, especializado en fauna marina, y otro en Estepona, con aves y animales terrestres. En cuanto a Faunia, cuenta con una extensión de 140.000 metros cuadrados y reproduce diversos ecosistemas naturales. Tiene incluso una sala para poder observar las especies nocturnas sin ser vistos, en la que se reproduce un ambiente nocturno. Con respecto a los acuarios, hay que mencionar el impresionante L´Oceanográfic, el mayor de Europa. Situado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, permitirá que nuestros pequeños paseen entre enormes tiburones y rayas y encantadores delfines. En A Coruña, en el Aquarium de Finisterre, organizan pequeñas investigaciones científicas con los niños con merienda incluida. También hay que mencionar a los clasicos, los parques de temáticos: Port Aventura en Tarragona, Terra Mítica en Benidorm, Warner Bros Park en Madrid o Isla Mágica en Sevilla, en el recinto de la Expo 92. Desde un punto de vista más didáctico, pero no menos divertido, tenemos los museos, como el fascinante Museo de Ciencias Naturales de Madrid, donde constantemente se organizan actividades temáticas para que los niños conozcan las últimas novedades científicas. Otro ejemplo es el Museo de las Ciencias de valencia, donde nuestros hijos (y también nosotros) aprenderán a diferenciar las distintas constelaciones a través del espectáculo audiovisual “El cielo de estrella”. Es fácil regalarles a los niños un viaje de fin de semana o un puente de octubre distinto a uno de estos lugares que seguro no olvidarán. Se divertirán aprendiendo y a nosotros disfrutaremos viéndolos.