dublin2.jpg

San Patrick es la fiesta nacional de Irlanda, que se celebra el 17 de marzo. Si quieres ver como Dublín se desata por sus calles en color verde y como la fiesta es continua, reserva ahora tu viaje y visita esta hermosa ciudad, si todavía no la conoces.

La celebración se realiza en memoria de San Patrick, evangelizador de Irlanda. Además, tiene un gran significado porque anuncia la llegada de la primavera, el buen tiempo y las salidas a la calle, que aunque en Dublín no haga tantos meses de sol, también vive intesamente esta estación del año.

Durante la festividad, las calles de la capital se llenan de turistas y buen humor. Los irlandeses son gente amable, hospitalaria y nocturna a los que les va la marcha en cualquier momento. Por ello, para esta celebración se organizan en destacados desfiles con espléndidas carrozas, disfraces y actos musicales.

La música celta más ancenstral es protagonista, tanto por la calle como por las conocidas tabernas, ubicadas en su mayoría en el barrio de Temple Bar (la propia palabra lo dice). Aquí la Guinness, la cerveza oficial, hace su agosto y es la preferida, no sólo por los locales sino también por turistas de medio mundo.

Esta ciudad te atrapará nada más llegar. Tiene una población activa muy joven, de una media de edad de unos 32 años. La figura del escritor James Joyce está presente en todos los rincones, puedes visitar su museo, que te llevará a su particular mundo literario.

La avenida principal, O’Connel St., es muy moderna y transitada. Recuerda a la Rambla Catalunya de Barcelona y en ella encontramos edificios importantes y estatuas en el centro de reinvindicadores políticos del país. El Spire, una alto cilindro de metal y acero, se alza como símbolo de su vanguardismo más próximo. Esta céntrica calle queda rodeada de varios establecimientos de comida rápida, bares, y tiendas de moda.

También hay los conocidos souvenirs, que en este caso, todos pertenecen a la misma cadena, repartida por varias tiendas por toda la ciudad. Tréboles, colgantes celtas, sudaderas, cruces son simbolismo, jerseys o jarras de Guinness te esperan para comprar a precios realmente baratos.

Llegar a Dublín es bastante económico, tanto Ryanair, como la compañía aérea oficial del país, Aerlingus, ofrecen vuelos asequibles todo el año. En San Patrick se concentra una gran parte de irlandeses que llegan a su hogar, así que reserva tu vuelo con antelación.