Es una de las ciudades más atractivas de Alemania. Una cita ineludible cuando se realiza la fiesta de la cerveza y lugar de negocios y ferias por excelencia. Pero Múnich es mucho más gracias a sus parques, palacios y eventos. Ideal para una escapada de fin de semana, ¿te apuntas?

Múnich resalta por ser una ciudad moderna donde se concentra una arquitectura señorial y definida con vanguardia y toda clase de tendencias.

Aunque es mucho más que cerveza, son bastante populares los Biergärten o terrazas al aire libre donde degustar diversidad de cerveza y hasta salchichas y otras riqueces alemanas. Entre estos bares, podemos repasar sus museos, pues alberga una gran cantidad de galerías de arte. Destacamos la Alte Pinakothek, Neue Pinakothek, la Pinakothek der Moderne, o el museo alemán, uno de los más visitados del mundo que mezcla ciencias naturales y tecnología.

No podemos dejar pasar por alto el museo judío, el Museo Nacional Bávaro, el Museo Paläontologisches o el Museo de la Ciudad, también muy recomendable. En su centro, la plaza de Marienplatz es la más importante y lugar de concentración de sus habitantes, ya sea de paso o para celebrar toda clase de eventos. Allí se erige el ayuntamiento y a pocos metros la Catedral de Nuestra Señora.

Además de tales monumentos, es muy interesante dar una vuelta por el mercado de alimentos Viktualienmarkt con cocina tradicional, paradas de alimentos y restaurantes típicos. Allí se realizan algunos de los eventos más destacados de la ciudad.

Entre palacios, cabe destacar el Real de Múnich y del Palacio de Nymphenburg, antigua residencia de verano de los reyes de Baviera. Las zonas verdes hacen la ciudad mucho más verde. En Múnich se halla uno de los parques más grandes del mundo, el Englischer Garten. En este lugar podemos descansar mientras paseamos y vemos algunos de sus atractivos, como profundos estanques.