Diciembre es un mes perfecto para escaparnos. Si queremos diversión, cultura y relax, lo tenemos todo en la Costa de Valencia repleta de encantadores pueblos con mucha historia.

Las temperaturas suelen ser algo más altas en esta zona española, por lo que resulta un destino ideal para esta época del año, tanto si nos vamos de puente de diciembre, en Navidad o en fin de año.

Desde Castellón hasta tocando Murcia, cada pueblo es bello por estar bañado por el mar Mediterráneo y poseer un rico pasado árabe. La huerta valenciana es también muy característica, de manera que al lado de estas poblaciones destacan zonas de cultivo de arroz y otros vegetales.

Son poblaciones con pelegrí y puerto, como el de Alicante, con una gran riqueza protagonizada por su puerto y zona de donde parten algunos barcos para realizar excuriones hacia otros rincones. Los yates y los barcos ocupan parte del puerto deportivo en una exclusiva zona lúdica a la podemos llegar para cenar tranquilamente en sus terrazas.

La propia Valencia también es escenario de playas y de un puerto más extenso, del que parte cruceros, afianzándose un turismo deportivo, de congresos y de cruceros cada vez más importante.

Muy cerca de Alicante, Elche destaca por sus paisajes repletos de palmeras. No en vano, el palmeral es nombrado Patrimonio de la Humanidad por su preservación y albergar una ocupación de varias palmeras que son fruto de una larga investigación en la zona. Pero no es el único Patrimonio del que goza la ciudad. La representacion medieval y religiosa del Misteri D’Elx, que se realiza en fiestas en agosto, tiene su interés dado su antiguo origen que se ha conservado hasta nuestros días.

Torrevieja ha sido, tradicionalmente, eje del turismo, con la reconversión del lugar con toda clase de construcciones turísticas. También tiene encanto su playa y su paseo marítimo, además de la realización de exposiciones temporales en sus museos.

Foto: flickr