En verano, una gran mayoría de turistas estará en la playa o por lo menos se bañarán en ellas al menos una vez. Por ello, hemos de seguir una serie de consejos para que nuestra jornada en el mar sea satisfactoria. Apúntatelos y disfruta de la época estival.

Bronceadores. El sol quema más que nunca, por ello debemos ir bien protegidos a la playa. Nos aplicaremos los bronceadores adecuados para cada tipo de piel antes, durante y después del baño. Si vamos con niños, las precauciones se extreman todavía más.

No permanecer al sol en las horas centrales. Si estamos todo un dia en la playa, es bastante difícil evitar las horas en las que el sol más quema: de 12 a 16 de la tarde. Ahora bien, durante estas horas, podemos bañarnos, estar bajo la sombra, resguardados en la sombrilla y no exponernos demasiado al sol. Si lo hacemos, las cremas bronceadoras son las protagonistas.

Nos llevaremos lo esencial. No hace falta ir demasiados cargados a la playa. El bronceador, las gafas de sol homologadas, el bikini, la toalla y algo de dinero. Si nos quedamos a comer, con una pequeña nevera o un bocadillo es suficiente.

No entraremos en la playa en las horas no permitidas. Algunas playas están “cerradas” durante la noche y hasta las 7 del día siguiente. Se realizan tareas de limpieza que deben respetarse. Y por la noche se pretende que la gente no duerma en ella para no ensuciar más.

Recogeremos la basura. Si fumamos, comemos, bebemos… toda la basura irá a parar a los contenedores especiales para ello. Y si no los hay, los dejaremos todo en una bolsa de plástico que tiraremos posteriormente.

No pescar, no coger peces u otras especies. No se puede pescar en las zonas no acondicionadas para ello. Los paneles indicativos nos dirán qué debemos hacer.

Hacer caso al color de las banderas. Si la bandera de la playa es verde, podemos disfrutar de un baño en el mar, si es amarilla debemos bañarnos con precaución, y si es roja, no podremos pisar el agua porque no está recomendado.

Respetar al vecino. Con el fin de pasarlo bien durante la jornada de playa, no molestaremos a los que estén a nuestro lado, ni en la arena ni en el mar. Ante todo, educación y tolerancia en las vacaciones.