cantabria.jpg

En cualquier época apetecen ver las montañas de Cantabria. Y en estas fiestas es muy probable que con el frio que hace algunas de ellas estén ya pobladas de nieve.

Nos vamos de escapada a Cantabria, el rincón español más verde y con las mejores anchoas del mundo. En esta comunidad hay de todo. Si hablamos de esquí en estas fechas hemos de resaltar que la Estación de esquí de Alto Campoo abrirá sus puertas el mañana mismo sábado 19 de diciembre.

Y es que según las previsiones, estación se abrirá con un total de 13,685 kilómetros esquiables, y con la nieve, de calidad polvo, de entre 20 y 40 centímetros de espesor. El sábado, previsiblemente, estarán en funcionamiento 14 de las 23 pistas (la totalidad de las verdes, 4 con un total de 1,77 kilómetros; dos de las rojas (El Chivo SP I y El Chivo SP II) que representan 0,81 km, y ocho de las nueve azules (11,105 kilómetros), a excepción de El Chivo III.

Cambiamos de ubicación y nos vamos a Santillana del Mar, población conocida por las cuevas de Altamira. Allí encontramos el Museo de Altamira, que representa el más importante a nivel internacional dentro del ámbito del Paleolítico. Es muy interesante visitar la “Neocueva”, reproducción fidedigna de la original Cueva de Altamira, que permite adentrase en el universo mágico de la mundialmente conocida como “Capilla Sixtina del Arte Paleolítico”. Volveremos a nuestro pasado histórico en un sólo viaje.

Volvemos a las montañas. No podemos irnos de Cantrabria sin ir a los Picos de Europa. El Teleférico de Fuente De es un puerta abierta a la naturaleza desbordante de los Picos de Europa. Salva un desnivel de 750 metros, situando al viajero a 1.850 metros de altitud, dentro de la espectacular estación superior que domina un panorama excepcional.

Ahora preferimos algo más cómodo y nos quedamos en la ciudad de Santander donde convergen playas, paisaje, naturaleza, gastronomía y cultura. Son destacables las zonas de Mataleñas, Sardinero y La Magdalena, donde comer ricos pescados en alguno de los restaurantes de calidad de la ciudad. En el barrio antiguo nos sorprenderán sus calles y una arquitectura que mezcla estilos para el deleite de la vista del turista.

Podemos visitar el templo, hoy totalmente restaurado, de un estilo gótico caracterizado por su austeridad, y otras iglesias y monumentos colindantes.