burgos.jpg

Pasear por la ciudad de Burgos nos hace entender muchas cosas sobre la historia y la geografía españolas. Ciudad llena de monumentos y arte, su visita permite la entrada a edificios históricos de un valor inigualable.

La catedral de Santa María es de obligada visita y conforma un emblema de la creación de arte gótico en España. Es el momumento más representativo de la ciudad, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De una belleza imaginable, su exterior destaca por el armónico conjunto de sus líneas y estilos, con una fachada principal cargada de aspectos ornamentales y acabado con torres esbeltas torres con chapiteles o agujas -levantadas a mediados del siglo XV por Juan de Colonia.

En su interior, la visita asombra al más incrédudo. Hallamos la Capilla de los Condestables, construida a finales del siglo XV por Simón de Colonia para el Condestable de Castilla don Pedro Fernández de Velasco; la Capilla del Santo Cristo de Burgos, o la Capilla de la Presentación, entre otras.

El casco antiguo de Burgos sobresale por estar lleno de edificios y monumentos religiosos. Un viaje a nuestro pasado que nos tiene mucho que decir. Entre éstos también cabe resaltar el monasterio de Santa María la Real de las Huelgas, fundación real y perteneciente en la actualidad a Patrimonio Nacional, su iglesia es Panteón de reyes de Castilla.

La belleza arquitectónica del monasterio es patente en la iglesia, del más puro estilo cisterciense, y en el centro se encuentra una nave mayor con los sepulcros de los reyes fundadores, adosados y bellamente policromados con las armas de Castilla y las de la Familia Plantagenet.

Si sigues de monumentos, nos toparemos con la iglesia de San Esteban, de estilo gótica, que en el pasado fue una de las más importantes parroquias de Burgos. Presenta una bella portada renacentista que da acceso al claustro gótico. En el interior se ha instalado el Museo del Retablo.

La torre de Albillos es también vistable. La antigua torre, cuya fábrica puede fecharse en la segunda mitad del siglo XIV, perteneció sucesivamente a los conversos Cartagena. El exterior destaca por sus recios y sobrios caracteres, propios de la arquitectura militar. Cabe resaltar algún ajimez y la puerta de entrada, encuadrada por pilastras y coronada con un escudo.